28 de septiembre 2012 - 00:00

Maratón de la oposición en Senado con abrazo de Moyano

Hugo Moyano
Hugo Moyano
La oposición armó una cumbre en el Senado el lunes para debatir la crisis de los ferrocarriles en la Argentina a la que logró subir hasta el secretario de Política de Transportes de Brasil, un aporte del Gobierno de Dilma Rousseff, además de toda la oposición y sindicalistas. El sindicalismo rondará el encuentro y Hugo Moyano se sumará al día siguiente, también por invitación radical, al debate por la Ley de ART, ley que la UCR apoya, pero que encontró la forma también de darle un tono opositor de la mano del camionero.

La audiencia pública convocada para el 1 de octubre por la crisis de los trenes se inició como un debate sobre la situación de los trenes en el país, sólo alimentada por la UCR. Pero la convocatoria creció cuando el secretario de Política Nacional de Transportes del Ministerio de Transportes de Brasil, Marcelo Perrupato e Silva, les confirmó a los senadores radicales su presencia el lunes.

Está claro que no es habitual que un funcionario de otro país con rango de secretario participe en el Congreso de una convocatoria de la oposición. Y menos en la Argentina actual. Según se informó ayer, «el funcionario que expondrá sobre el proyecto ferroviario del Gobierno de Dilma Rousseff fue presidente de GEIPOT -suerte de empresa de planeamiento de transportes- y hasta hace poco coordinador de la Logística y Transporte Nacional. Además, es consultor y uno de los ingenieros del Centro de Excelencia en Ingeniería de Transporte (Centran), entidad vinculada a los ministerios de Defensa y Transporte, creada en 2005 para servir como órgano de investigación avanzada para la industria. Asesoró también al Consejo Nacional de Tránsito». Ése fue el currículum distribuido por el radicalismo.

Está claro que Perrupato e Silva no va a participar del debate que va a incluir acusaciones al Gobierno por el mantenimiento del sistema de trenes, el funcionamiento de las concesiones y las inversiones caídas y la marcha de la investigación por la tragedia de la estación Once. Pero resulta curiosa su presencia, aunque sólo sea para explicar un proyecto de desarrollo vial como eje para impulsar el crecimiento en ese país que involucra inversiones por u$s 66.500 millones en 25 años, de los que u$s 45.500 millones serán para 10.000 kilómetros de redes ferroviarias.

La audiencia fue convocada para intercambiar opiniones, informaciones, propuestas y críticas. Fue organizada en origen por el vicepresidente del Senado, Gerardo Morales, junto con los presidentes de los bloques, Luis Naidenoff y Ricardo Gil Lavedra, y sesionará desde las 13 en el Salón Illia.

El éxito de la convocatoria les ratificó a los radicales la estrategia de supervivencia que iniciaron hace un mes, basada en dos temas de agenda básicos: la crisis en la relación entre la Nación y las provincias por la coparticipación de impuestos (que hizo cumbre con los chispazos entre Daniel Scioli y el Gobierno por la falta de fondos, pero que tiene estallidos en casi todas las gobernaciones) y la situación del transporte ferroviario, sobre todo en el área Amba.

Los radicales por lo menos encontraron una salida a la parálisis de debates que logró imponerle el kirchnerismo y sumó a esta audiencia/protesta a Fernando Pino Solanas; Néstor Pitrola, del Partido Obrero; el intendente de Junín, Mario Meoni; el socialista Rubén Giustiniani, María Eugenia Estenssoro Ricardo Alfonsín, los sindicalistas Rubén «el Pollo» Sobrero, de la UF, y Adrián Silva, de APDFA, empresarios del sector y usuarios, operadores de trenes en el interior y delegados sindicales.

Dejá tu comentario