Tras reveses, Macri enfrenta difícil parada en PASO de Entre Ríos

Edición Impresa

Las primarias a gobernador serán gran encuesta hacia comicios del 9-J, con duelo real sólo socialista. Pujas bajan a intendencias. La Rosada suma traspiés en La Pampa, Neuquén, San Juan, R. Negro y Chubut.

Tras la incómoda cadena de traspiés que le deparó hasta el momento el calendario electoral desdoblado -el más reciente, el tercer puesto calcado en Río Negro y Chubut-, la Casa Rosada enfrentará otra dura parada el próximo domingo, con las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Entre Ríos, de cara a los comicios del 9 de junio.

En la disputa por la gobernación las primarias jugarán en rigor como una gran encuesta, ya que sólo habrá un duelo real dentro del Partido Socialista. Aunque se batirán en las urnas los precandidatos a intendente de distritos clave, con Paraná a la cabeza.

La pulseada central por el máximo cargo provincial será librada entre dos aspirantes de consenso: el peronista Gustavo Bordet, quien buscará su reelección -junto a la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta- con una alianza que unificó al peronismo (Frente Justicialista Creer Entre Ríos), y el diputado nacional radical Atilio Benedetti, que marchará con la marca Cambiemos (“Cambiando Juntos”), en dupla con el intendente de Basavilbaso y presidente del PRO, Gustavo Hein.

NAC16BenedettiVidal.jpg
Ayer, Vidal brindó su respaldo al candidato de Cambiemos, el radical Atilio Benedetti.
Ayer, Vidal brindó su respaldo al candidato de Cambiemos, el radical Atilio Benedetti.

Desde despachos nacionales afirmaron ayer a Ámbito Financiero que la elección está polarizada y que Bordet “está arriba, como todos los oficialismos”. “Está difícil”, admitieron, pero confiaron en que harán “una buena PASO”.

En la otra vereda, en cercanías del mandatario esperan con “optimismo” la compulsa, tanto en la puja por la gobernación como en la de Paraná. “Estamos muy bien posicionados”, afirman, y se apoyan en que la gestión de Bordet “está muy bien vista” y en que tiene “65% de imagen positiva”.

Esa lectura se recuesta además en un dato nuevo: a diferencia de la elección a gobernador de 2015, esta vez -tras intensas negociaciones- el peronismo tejió un consenso que permitió encolumnar a 11 partidos detrás de la candidatura de Bordet. Un hilvanado que incluye a la kirchnerista Unidad Ciudadana.

En 2015, Bordet (FpV) cosechó su primer mandato con el 42,3% de los votos, con el senador nacional y ruralista Alfredo De Angeli (Cambiemos) pisándole los talones, con el 39,6%. En tercer lugar se ubicó el massista Adrián Fuertes, que erosionó el voto peronista, con el 15,5%. Una postal que no se replicará este año.

En esa línea, el entendimiento con el kirchnerismo -en sintonía con los esfuerzos de unidad impulsados por Cristina de Kirchner- incluye candidaturas de referentes como la de Julio Solanas, a diputado provincial. No es el caso en cambio del presidente de la Cámara de Diputados y exmandatario Sergio Urribarri, en la lupa de la Justicia en torno al manejo de fondos. “En las listas del Frente no hay candidatos procesados”, prefieren explicar desde círculos oficialistas, y remarcan que se trata de una gestión que apuesta fuerte a la “transparencia”.

Por eso el desafío para Balcarce 50 en Entre Ríos es grande, tras la dura derrota del macrista Carlos Mac Allister en la PASO pampeana del 17-F ante el radical Daniel Kroneberger; los terceros puestos en las generales de Neuquén (10-M) y Río Negro (el domingo), el segundo escalón en la primaria de San Juan (el 31 de marzo) y el tercero en la de Chubut (del domingo).

Para acrecentar la luz de esperanza que albergan en Entre Ríos -la de dar una sorpresa y torcer ese rumbo- Macri desfreezó la semana pasada sus desembarcos electorales y se mostró con Benedetti en Gualeguaychú, junto al ministro que juega de anfitrión, Rogelio Frigerio (Interior).

En sintonía, ayer el diputado nacional recibió además el respaldo -foto de rigor mediante- de María Eugenia Vidal, embajadora de los apoyos nacionales de Cambiemos y quien viene de cumplir ese rol con otros candidatos, como el perdidoso neuquino Horacio “Pechi” Quiroga y la aspirante en Tucumán, la radical Silvia Elías de Pérez.

Horas antes Vidal se había sumergido en la interna de Cambiemos en Paraná, donde avaló la prepostulación del concejal Emanuel Gainza, exvicepresidente de la juventud nacional del PRO. Gainza sueña con destronar al intendente radical Sergio Varisco, quien busca reelegir y que viene de ver elevarse a juicio la causa que investiga sus supuestos lazos con narcos. Pero en la vereda del peronismo apuestan a recuperar la capital, y la espada principal del frente (también irá a internas) es el vicegobernador Adán Bahl.

Bordet integra el lote de mandatarios de buena relación institucional con la Rosada. Pero, con la campaña como telón de fondo, endureció su discurso contra la administración de Macri, con la crisis financiera y económica como epicentro.

Dejá tu comentario