¿Mensaje?: una flota inglesa, a Gibraltar

Edición Impresa

Londres - El buque de guerra británico HMS Westminster partió ayer rumbo a Gibraltar, en medio de las crecientes tensiones diplomáticas entre Reino Unido y España por el territorio ubicado al sur de la península Ibérica.

La nave, que cuenta con misiles Sea Wolf equipados con sensores de seguimiento, salió del puerto de Portsmouth, suroeste de Inglaterra, y se espera que llegue al Peñón "en algún momento de la próxima semana". Anclará en Gibraltar acompañado de dos naves auxiliares, el RFA Lyme Bay y el RFA Mounts Bay.

Aunque el Gobierno británico señaló que se trata de "un ejercicio de rutina", para la prensa española es cuando menos sugestivo el envío de los navíos después de que el Gobierno de Mariano Rajoy advirtiera que analiza hacer un frente común con Argentina (por el reclamo de soberanía en las islas Malvinas) en la ONU contra Reino Unido por sus colonias.

En tanto, España anunció ayer el establecimiento de una Zona de Especial Protección (ZEC) en aguas alrededor del peñón de Gibraltar, en la que estará prohibido que los barcos fondeados permanentemente se conviertan en gasolineras flotantes.

El ministro español de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, explicó que se quiere cambiar la legislación española de sanciones ambientales para "endurecerlas" y actuar con "mucho más rigor" contra ese tipo de buques.

Por su parte, el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, acusó a Rajoy de "tener una actitud beligerante para crear una distracción" de las acusaciones de corrupción que lo envuelven. Además, comparó las actuales tensiones con la guerra de Malvinas: "Se parece un poco a lo que hizo Galtieri en 1982", dijo.

Agencias EFE, AFP y DPA

Dejá tu comentario