29 de febrero 2012 - 00:00

Muchos titulares y muy poca sustancia

Muchos titulares y muy poca sustancia
En las últimas cuatro semanas los fondos comunes norteamericanos especializados en bonos recibieron siete veces más dinero que los de acciones (y los depósitos en caja de ahorro recibieron 2,4 veces más dinero que los fondos en bonos). Lo curioso -si es que el rendimiento pasado influencia la decisión de los inversores- es que en este 2012 el rendimiento de las acciones fue en promedio cuatro veces mayor que el de los títulos de deuda. Más curioso puede ser el hecho de que los títulos del Tesoro, a pesar de su bajo retorno, están atrayendo el doble de dinero que las otras categorías de renta fija (si algo se demuestra en los últimos meses es que ni la recuperación de la economía local, ni la crisis europea o la relación dólar/euro son el motor de esta apetencia). Si adjudicamos alguna racionalidad al mercado y suponemos que se invierte en función de las perspectivas a futuro, la conclusión más obvia es que los inversores siguen temerosos a lo que pueda depararles el devenir económico. Irónicamente, la mayoría de los inversores viene afirmando ante distintas encuestas que son muy alcistas, al menos para los próximos dos meses. Una categoría que está escapando a lo dicho más arriba son los bonos chatarra, que se colocaron inmediatamente debajo de los treasuries en cuanto a las apetencias de los inversores y por encima de los títulos corporativos (en lo que va del año dejaron un 4,74% y en todo 201, un 1 4,98%; en los últimos 10 años los FCI de acciones recibieron 3 veces más dinero que los Chatarra, aunque en lo que va de 2012 la relación cayó a 1 a 2). Menos claro es lo que está sucediendo con el universo de fondos de bonos de mercados emergentes (una fracción de los mercados anteriores), que si bien pagaron un 6,5% en los últimos dos meses (un 19% anual en los últimos 3 años y un 7,6% anual en los últimos cinco), aparece haber perdido el favoritismo de varios de los peso pesados del sistema (básicamente se teme a la crisis europea a un parate de la economía China). Hasta el último momento parecía que no, pero finalmente y luego de amenazarlo por cinco ruedas consecutivas, el Dow cerró por encima de la línea de 13.000 al avanzar un 0,18% a 13.005,12 puntos, el máximo desde el 19 de mayo de 2008. ¿Tiene alguna importancia?

Dejá tu comentario