Newell’s ligó muy poco

Edición Impresa

El oficio de la Liga Deportiva Universitaria fue demasiado para un Newells que volvió a demostrar su falta de contundencia y terminó empatando en Rosario, por lo que está obligado a ganar en la altura de Quito si quiere seguir en el Copa Sudamericana.

Un trabajo prolijo en defensa y mucha capacidad para generar espacios de contraataque fueron las premisas de un equipo que tiene «mística copera», algo que a los rosarinos les faltó.

Newells intentó buscar espacios donde no los había y terminó chocando con la seguridad de una defensa en la que el argentino Norberto Araujo volvió a ser figura.

Liga manejó la pelota en el medio con la inteligencia de Patricio Urrutia y Ulises de la Cruz y pudo generar un par de situaciones de gol con Barcos y con Luna.

En el primer tiempo tuvo incluso más chances de gol el equipo ecuatoriano que el rosarino, y en el segundo retrasó unos metros sus líneas, pero nunca perdió el orden.

Newells tuvo muchos problemas ofensivos, porque Mauricio Sperdutti desbordaba por la derecha, pero Iván Borghello fracasó en todos sus intentos de marcar.

En el segundo tiempo, se pobló de delanteros con los ingresos del «Pulga» Rodríguez, Sebastián Taborda y Cristian Salvatierra, acumulando cuatro delanteros, que en lugar de darle posibilidades de gol, se quitaron espacios entre ellos.

Como era previsible, terminó tirando centros a la cabeza de Taborda, pero las dos veces que ganó se encontró con el veterano Cevallos,

que mostró que a los 39 años tiene los reflejos intactos.

Newells está en serios problemas para seguir en la Copa, porque le tocó el peor rival.

Liga, a pesar que cambió muchos jugadores con respecto a años anteriores, sigue siendo un equipo bien estructurado y con un correcto planteo táctico. Además, de visitante explota muy bien el contraataque y de local se hace fuerte en la altura.

Por eso, en el partido desquite, Newells deberá luchar contra dos duros rivales: la Liga y los 2.850 metros de altura de Quito.

Dejá tu comentario