Ni compras oportunistas mejoraron el humor

Edición Impresa

El Dow Jones testeó tres veces niveles de 6.725 puntos en la errática jornada de ayer. Finalmente, cerró en 6.726 puntos, o sea, con una caída del 0,55 por ciento.
Ni dos corrientes de compras oportunistas lograron sostener la tímida recuperación de las acciones estadounidenses, donde minuto a minuto surgen nuevos rumores sobre necesidades de ampliaciones de capital en varias corporaciones líderes.
El anuncio de la inyección de unos 200.000 millones de dólares de parte de la Fed para impulsar el consumo ayudó al temple de los inversores.
Los analistas advierten que no se observa ninguna señal de agotamiento de la caída. Pese a ello, indican que en el corto plazo podría marcarse un piso. Este pronóstico se basa en el hecho de que el Dow Jones se encuentra a un 2 por ciento de un nivel de soporte relevante, marcada por la parte inferior de un canal bajista de medio plazo, entre los 6.500 y 6.550 puntos. Eso sí, en caso de vulnerar ese
soporte, los analistas no dudan en recomendar que mejor sea que Dios los encuentre confesados.
Hoy no se esperan grandes datos ni anuncios, más allá del libro Beige de la Fed y el dato de cambio de empleo de la consultora ADP.
Ayer, lo más notorio fueron los datos de caídas en las ventas automotrices.

Dejá tu comentario