Nuevo embajador de EE. UU.: “Tienen que idear un plan”

Edición Impresa

Afirmó que el país tiene una deuda enorme y que el Gobierno debe presentar un plan. Pidió que el país tome posición ante Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Dos pronunciamientos de Mark Stanley ante los legisladores que lo escuchaban en el Capitolio durante su audiencia de confirmación como nuevo embajador de los Estados Unidos ante la Argentina tomaron vuelo inmediatamente, pero hubo mucho mas en esas definiciones políticas del hombre que desde ahora será la comunicación mas directa entre el Gobierno de Alberto Fernández y la administración Biden.

En su presentación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado Stanley cumplió con el rito clásico de explicar su visión del país en el que desembarcará pero marcando claramente que la agenda de la administración de Joe Biden sobre los apoyos a la Argentina y sobre todo en la renegociación de la deuda esta totalmente abierta. En ese sentido no se movió del manual del Departamento de Estado, de las líneas que fija la Secretaría del Tesoro y hasta podría decirse que con el mismo idioma que el FMI.

Stanley consideró prioritario que el Gobierno de Alberto Fernández presente pronto un plan que encamine el país hacia la sostenibilidad financiera.

“Argentina es un país hermoso. Es un hermoso autobús turístico que no tiene las ruedas funcionando correctamente. La deuda con el FMI de 45.000 millones de dólares es enorme”, dijo el nuevo embajador.

“El tema, sin embargo, es que es responsabilidad de las autoridades argentinas idear un plan macro para devolver esto. Y todavía tienen que hacerlo, dicen que llegará uno pronto”, añadió.

Stanley recordó que el asesor de Seguridad Nacional de Biden, Jake Sullivan, se reunió la semana pasada en la Casa Blanca con el secretario de Asuntos Estratégicos de Fernández, Gustavo Béliz, y enfatizó que el Departamento de Estado quiere aportar “formas constructivas de ayudar”.

“Pero al final”, dijo el designado embajador, “depende de ellos idear un plan macroeconómico para volver a encarrilarse”.

A esa agenda financiera sumó las exigencias políticas en la región. El Gobierno argentino debe abogar más por cambios en Venezuela, Cuba y Nicaragua, afirmó ayer el texano Stanley.

“Argentina aún no se ha sumado a Estados Unidos y a otros países para presionar con suficiente fuerza por la protección de los derechos humanos y reformas significativas en países como Venezuela, Cuba y Nicaragua”, afirmó, durante su audiencia de confirmación en el Congreso.

“Si soy confirmado, planeo trabajar con dirigentes argentinos de todos los niveles para buscar formas de lograr nuestro objetivo común de un hemisferio que honre nuestros más altos ideales”, agregó.

Stanley destacó que la “relación duradera” entre Argentina y Estados Unidos está basada en su fidelidad a la democracia, la prosperidad, la seguridad y la protección de los derechos humanos en las Américas.

Consultado sobre el lavado de dinero en la frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil, Stanley dijo que “es claro que hay corrupción” y aseguró que Estados Unidos está “totalmente” decidido a combatirla.

Stanley también advirtió contra la influencia de China en Argentina, especialmente en relación con la tecnología 5G.

“Si soy confirmado, trabajaré con socios argentinos para defender el estado de derecho y cumplir con los más altos estándares ambientales, sociales, de privacidad y laborales en todo el mundo”, prometió.

La confirmación de Stanley aún debe votarse en el seno del comité. Tampoco está claro cuándo el pleno del Senado votará sobre el tema dado que los republicanos en la oposición han estado entorpeciendo decenas de nominaciones del Departamento de Estado.

Dejá tu comentario