‘‘Oficializan’’ a Alfonsín, pero la pelea continúa

Edición Impresa

Sorprendió ayer Ángel Rozas, presidente de la Unión Cívica Radical, al comentar el retiro de Julio Cobos de la carrera presidencial: «Respeto pero no comparto la decisión de Cobos de no participar en las elecciones de agosto. Se trata de una decisión personal, que de alguna manera él ya había anticipado, por eso es que no comparto los fundamentos que dio». Resultó curioso cuando minutos antes le había levantado la mano a Ricardo Alfonsín en la sede del Comité Nacional en el acto de proclamación como candidato presidencial oficial del radicalismo, sin tomar en cuenta que aún resta la primaria abierta y obligatoria del 14 agosto en la que Cobos había anunciado que iba a competir.

«El Comité Nacional ha hecho grandes esfuerzos para dar las mayores garantías de participar a todos nuestros afiliados en igualdad de condiciones», dijo ayer Rozas. «Voy a trabajar como el que más por la unidad del radicalismo», afirmó.

Alfonsín fue proclamado ayer como único candidato presidencial de la UCR para la elección de octubre durante una reunión del Comité Federal de la UCR donde el cobismo votó en contra de esa decisión y los seguidores de Sanz estuvieron representados sólo por Jesús Rodríguez, que no pareció de todas formas que se opusiera demasiado a lo que sucedía a su alrededor.

Alfonsín no perdió tiempo e inmediatamente descartó cualquier posibilidad de acuerdo con el PRO o el Peronismo Federal: «Es muy difícil de explicar por qué partidos que piensan distinto tienen que ir juntos y conformar un acuerdo. Algunos dicen que hay que ganar las elecciones, pero se equivocan. Un frente de esa naturaleza no garantiza certezas ni gobernabilidad a la sociedad, por lo que tampoco tendría éxito electoral», dijo en el discurso que siguió a la proclamación.

En la reunión del Comité Federal se aprobó además la creación de una comisión de tres dirigentes alfonsinistas (Rozas, Gerardo Morales y Ricardo Gil Lavedra) que estarán encargados de poner en marcha la política de alianzas del partido para las elecciones de octubre.

Alfonsín aseguró que «la unidad del partido está garantizada» y anticipó que en los próximos días pedirá un encuentro con Cobos y Sanz para «hablar del camino a seguir para alzar al radicalismo con el triunfo» el 23 de octubre.

«Podemos ponernos de acuerdo en políticas de Estado para comprometernos en un pacto republicano y garantizar la convivencia civilizada, pero hay ciertos límites que no son producto de un mero narcisismo partidario, sino de diferencias en los programas, objetivos, visiones de país e instrumentos», dijo sobre los pedidos de los otros dos precandidatos, hasta ese momento, para ampliar el marco de alianzas del radicalismo más allá del socialismo y el GEN.

Tras el acto, Sanz ratificó su precandidatura presidencial: «Sigo trabajando por un proyecto de mayoría que le gane al kirchnerismo en octubre. No me resigno a menos», dijo casi al mismo tiempo que Cobos desistía de la competencia.

Dejá tu comentario