Para el papa Francisco, la Iglesia corre el riesgo de volverse una “ONG piadosa”

Edición Impresa

Ciudad del Vaticano - Francisco, el primer pontífice latinoamericano de la historia, advirtió ayer en su primer día como papa, del riesgo que la Iglesia se convierta en una simple ONG si no se deja guiar por Cristo, una definición que anuncia un contacto más directo con la feligresía.

En la homilía de su misa en la Capilla Sixtina, la primera tras su nombramiento, el papa argentino instó a los 114 cardenales que participaron en el cónclave que lo eligió a ser "irreprochables" y a defender los valores originales del cristianismo. Según especialistas, se trató de palabras inhabituales para un pontífice debutante.

"Si no nos confesamos con Jesucristo, nos convertiremos en una ONG piadosa", dijo en su breve homilía, vestido con sencillos paramentos dorados y mitra.

"Cuando no edificamos sobre piedra, ¿qué sucede? Sucede lo que les pasa a los niños en la playa, cuando construyen castillos de arena, todo se viene abajo", agregó con un lenguaje llano y didáctico.

Francisco sorprendió al romper con el estilo de su antecesor Benedicto XVI, el "papa teólogo" que pasará a la posteridad por su histórica renuncia por "falta de fuerzas" (ver pág. 5).

El primer día de pontificado empezó con una breve oración matutina en la basílica romana de Santa María la Mayor, donde decenas de curiosos lo esperaban para saludarlo.

Dentro del templo hizo una ofrenda floral a la Virgen en una pequeña capilla, y al salir saludó a los niños de una escuela cercana.

El Vaticano ponderó el hecho de que el nuevo papa habla al menos cinco lenguas (español, italiano, alemán, inglés, francés, además de un poco de portugués) y restó importancia a que de joven le fuera extirpada una parte de un pulmón.

También confirmó que Francisco llamó ayer a su predecesor, el papa emérito Benedicto XVI, instalado en Castel Gandolfo, y con el que tendrá que convivir durante su papado.

El nuevo papa tendrá en los próximos días una agenda muy cargada. Hoy recibirá a todo el colegio cardenalicio en la Sala Clementina y mañana comparecerá ante los periodistas, como hiciera en 2005 su predecesor, Joseph Ratzinger. El domingo rezará el primer Angelus desde la ventana del estudio pontificio, antes de la gran misa de entronización del martes 19 de marzo, día de San José, patrono de la Iglesia, en la que se espera la presencia de líderes de todo el mundo, entre ellos la presidente de la Argentina, Cristina de Kirchner.

La elección del hasta ahora cardenal argentino Jorge Bergoglio, de 76 años, proclamado papa por sorpresa el miércoles tras apenas dos días de cónclave, contradijo todos los pronósticos de vaticanistas y expertos que veían una pugna entre el italiano Angelo Scola y el brasileño Odilo Scherer.

Lombardi, la cara del Vaticano ante la prensa desde la renuncia histórica de Benedicto XVI, confesó su emoción de ver a un jesuita como él acceder al trono de Pedro, algo inédito en la historia de la Iglesia.

"Es algo extraordinario, algo que ninguno de nosotros habría imaginado", explicó.

Con esta elección concluyen cuatro agitadas semanas en la historia moderna de la Iglesia después de la renuncia inesperada de Benedicto XVI, alegando "falta de fuerzas" para seguir llevando a cabo su misión, un hito sin precedentes en los últimos siete siglos.

Agencias AFP, ANSA, EFE, DPA,

Reuters y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario