Para Sileoni, paros docentes tienen “motivación política”

Edición Impresa

Analizó conflictividad gremial con pares del interior; Arrancó ayer huelga bonaerense (se pierden 8 días de clase)

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, cuestionó ayer la modalidad de las huelgas docentes que aún persisten en el país y evaluó este escenario con sus pares de los gobiernos locales, en el marco de una reunión del Consejo Federal de Educación.

"Me parece que hay una conflictividad que no tiene relación con los estados de los salarios: es política y cultural; no hay más paros de 24 horas sino que arrancamos la negociación paritaria de 48 horas de parálisis, es mucho", enfatizó el funcionario de Cristina de Kirchner.

Según Sileoni, el reclamo "debiera ceder a otras medidas que sean más defensoras de la escuela pública" y que "no lesionen los días de clase". "Nosotros abogamos por no poner nada por sobre el derecho de los pibes a aprender", sostuvo, además de remarcar que "la diferencia entre los salarios de la escuela pública y la privada es cero" y que "sin embargo en la escuela pública no hay clases y en la privada sí.

"La cronicidad del paro y su permanencia no tienen que ver con el estado salarial de la Argentina", concluyó el ministro, quien hoy encabezará actos educativos en Misiones y Salta.

El delicado escenario fue analizado ayer con preocupación en el marco de la reunión del Consejo Federal de Educación, que se desarrolló en el edificio de la ex ESMA.

Allí cada ministro expuso la situación paritaria que atraviesa su distrito. En los discursos se impuso el esfuerzo financiero que debieron hacer los Ejecutivos para calmar los reclamos gremiales -de hecho, cerca de una docena volverá a ser auxiliado este año para solventar los incrementos- y la crítica a la virulencia sindical evidenciada en algunas provincias.

En la actualidad persisten aún focos de conflicto docente en el interior, con epicentro en las provincias de Buenos Aires (donde ayer se inició un nuevo paro de 48 horas), Neuquén (con una irracional huelga desde el 25 de febrero) y Mendoza (aunque desde ayer, con pronóstico positivo).

Precisamente, Sileoni citó por caso la situación que atraviesa el estado mendocino, donde -dijo- hay un "conflicto sostenido", luego de que los maestros rechazaran la oferta de suba del 26,5% en dos tramos del mandatario justicialista Francisco Pérez, lo que derivó la semana pasada en una huelga de 72 horas.

Ayer Pérez sin embargo concretó una nueva propuesta de aumento, esta vez del 25% en una sola cuota, en marzo. Los dirigentes del SUTE receptaron la oferta y votarán una respuesta el próximo viernes.

En paralelo, Sileoni también remarcó que el Gobierno nacional invirtió el año pasado cerca de 20.000 millones de pesos extra para apoyar los incrementos salariales de docentes de escuelas, colegios y universidades en distintos puntos del país.

"Ojalá que Buenos Aires pueda solucionar este conflicto", agregó, aunque en este caso la Casa Rosada no accedió a destrabar este año la asistencia financiera adicional, en medio de las tensiones políticas por las aspiraciones presidenciales de Scioli.

En el caso bonaerense, ayer el Frente Gremial inició un paro de 48 horas -y amenaza con más medidas de fuerza- tras rechazar el jueves una suba del 22,6% en tres tramos otorgada por Daniel Scioli, que luego decretó el cierre de la paritaria salarial y la liquidación de los sueldos de febrero con ese aumento.

Ante la nueva medida de fuerza, que impacta sobre cerca de 4,7 millones de alumnos, el ciclo lectivo habrá perdido hasta hoy 8 días de clase, golpeando de lleno la pretensión de alcanzar los 190 días impulsada por el Palacio Pizzurno.

"No pongan a los chicos como rehenes en esta negociación", insistió ayer la directora general de Cultura y Educación, Nora De Lucía.

El Frente Gremial -integrado por SUTEBA, FEB, SADOP, AMET y UDA, y que exige un alza del 30%- inició además ayer la denominada "Caravana por la Educación Pública", con origen en siete puntos de la provincia y que confluirá mañana frente a la Gobernación, en La Plata, en una movilización que prometen "masiva".

El malestar en este distrito no es sólo docente: ayer también fueron activadas sendas huelgas de ATE y de los trabajadores de la Salud de los 77 hospitales provinciales. Por su parte, la mayoritaria UPCN pidió ayer más tiempo para evaluar la protesta, y la contestación se conocería recién mañana. Hasta el momento la cartera laboral que conduce Oscar Cuartango no recurrió al dictado de la conciliación obligatoria.

En Neuquén, en tanto, ATEN inició ayer la cuarta semana de paro consecutiva para exigir al gobernador Jorge Sapag (MPN) un alza del 35%. Ayer, el plenario de secretarios generales del gremio definía los pasos a seguir.

Dejá tu comentario