Paz radical: listas propias y vale acuerdo con Massa

Edición Impresa

 Llegó la paz ayer a la interna radical. Durante tres horas, Ernesto Sanz, Agustín Portela, vicepresidente de la UCR, y Walter Ceballos negociaron con los "rebeldes" Gerardo Morales, Ángel Rozas, Ricardo Alfonsín y Julio Cobos que exigían libertad de acción en las provincias y que se respeten los acuerdos firmados con el massismo, además de otras flexibilidades partidarias como, por ejemplo, sentarse ellos también a la mesa que negocia con Mauricio Macri. Al final, como en toda cumbre de radicales, hubo documento para garantizar el acuerdo. Pero fuera de los papeles, Sanz garantizó que se "respetarán los acuerdos preexistentes" y Morales reconoció que pudo solucionar todas las "objeciones y preocupaciones, logrando un marco de unidad partidaria".

La mesa firmó ayer un acuerdo interno que en tres puntos garantiza:

1. Fortalecimiento de la unidad partidaria para competir con sus candidatos a presidente, legisladores nacionales, gobernadores e intendentes en todo el país en este año .

2. Convocatoria a la Mesa del Comité Nacional para cumplimentar la resolución de Gualeguaychú, integrando a todas las expresiones partidarias de la UCR en la construcción de los acuerdos programáticos .

3. Presentación del programa y candidatos de la UCR en todos los niveles en fecha a designar.

En lenguaje llano eso significa que Sanz y los revoltosos que firmaron acuerdos con Massa acordaron que habrá listas de candidatos, campañas y actos con sello radical propio en todas las provincias sin mezclarse con el PRO antes de las PASO.

También que habrá contemplaciones para todos los acuerdos que los radicales firmaron con el massismo en Jujuy, Tucumán, Formosa, Mendoza, Corrientes, por citar algunos ejemplos, ya que en realidad se trata de 16 casos de ese tipo.

Y, quizás el punto clave, que las negociaciones que se hagan de ahora en más con todas las fuerzas que se asocien a la UCR serán en mesa con representantes de los dos bandos del partido.

Hasta ahora las negociaciones con el PRO habían quedado a cargo de un triunvirato integrado por Facundo Suárez Lastra, Federico Storani y Walter Ceballos.

Como en todo acuerdo radical habrá dos comisiones: una programática, que se encargará de la estrategia parlamentaria de la UCR y otra política, que se ocupará del armado de las listas nacionales y coordinar la conformación de los armados provinciales. Ése era un punto central para los rebeldes que le exigían a Sanz levantar toda presión sobre la incorporación de macristas a las listas radicales. En esta última estarán Rozas y la trilogía Suárez Lastra-Storani-Ceballos.

Fuera del documento que se firmó, Sanz garantizó que se "respetarán los acuerdos preexistentes" y Morales reconoció que pudo solucionar todas las "objeciones y preocupaciones, logrando un marco de unidad partidaria".

Dejá tu comentario