Peligro I: el abogado de Trump confesó delitos electorales

Edición Impresa

Gestionó pagos por unos 280.000 dólares poco antes de los comicios de 2016. Su decisión de colaborar con la Justicia podría extenderse al Rusia-gate, se especula en Washington.

Nueva York - Michael Cohen, el exabogado del presidente estadounidense Donald Trump, admitió ante una corte en Nueva York haber violado la ley de financiamiento de campaña electoral, según dictaminó ayer un tribunal. Su testimonio cayó como una bomba política en Washington y abre un flanco de problemas legales y políticos para el mandatario de una magnitud difícil de evaluar.

Las acusaciones en contra de quien fuera hombre de confianza del empresario devenido en político giran, por un lado, en torno a un posible fraude impositivo y bancario en relación con empresas de taxis que pertenecen a Cohen y, por el otro, al hecho de haber pagado dinero a mujeres que aseguraron haber tenido relaciones con Trump.

Esto último representa serio peligro para el presidente, ya que lo expone como presunto impulsor de tratos ilegales y como perjudicado potencial de una eventual delación de Cohen en el marco de la investigación por el Rusia-gate.

De hecho, el defensor de Cohen se preguntó ayer en declaraciones a la prensa que si los pagos a ambas mujeres son un delito para su cliente, "¿cómo no lo van a ser para el presidente?".

Según relató el abogado, antes de la elección de noviembre de 2016, que llevarían al magnate al poder, le pagó 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniel para que no hablara sobre un presunto romance con Trump. Además se presume que organizó el pago de sobornos a la ex conejita de Playboy Karen McDougal, que también dice haber tenido un "affaire" con el actual presidente. En ese caso, se habría tratado de otros 150.000 dólares,

Según su confesión, realizó los pagos "a solicitud del candidato".

En abril, investigadores del FBI revisaron la oficina, la vivienda y una habitación de hotel de Cohen. En la operación requisaron mails, documentos y papeles sobre los controvertidos pagos.

El abogado de Cohen dijo que los investigadores recibieron la información sobre su defendido de parte de Robert Mueller, el exdirector del FBI e investigador especial en el caso de la presunta injerencia rusa en las elecciones.

Cohen es descrito como el "fixer" (alguien que resuelve cosas) del republicano y se lo consideraba muy cercano al mandatario.

En las últimas semanas, sin embargo, dio a entender que se distanciaba de su antiguo jefe.

A la vez, se dio a conocer una conversación entre Cohen y Trump que el abogado hizo en secreto, lo que fue fustigado por el mandatario.

El trato aumenta los riesgos legales para el mandatario, al incrementar las posibilidades de que Cohen brinde información al fiscal especial Robert Mueller, quien investiga la posible injerencia rusa en la elección presidencial y una presunta coordinación con la campaña de Trump.

El mandatario ha negado reiteradamente cualquier colusión y ha calificado la pesquisa judicial de Mueller como una "caza de brujas". Rusia también rechaza haber tenido injerencia alguna en los comicios de Estados Unidos.

Sin embargo, agencias de inteligencia concluyeron que Moscú sí interfirió en la elección.

Agencias DPA, Reuters y AFP

Dejá tu comentario