13 de agosto 2013 - 00:00

Peña Nieto propuso abrir sector petrolero al capital extranjero

El presidentre Enrique Peña Nieto muestra, ante el aplauso de sus ministros, el proyecto de reforma constitucional que abriría el sector petrolero al capital privado. México reforma radicalmente su “vaca sagrada”.
El presidentre Enrique Peña Nieto muestra, ante el aplauso de sus ministros, el proyecto de reforma constitucional que abriría el sector petrolero al capital privado. México reforma radicalmente su “vaca sagrada”.
Ciudad de México - El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunció ayer un audaz proyecto de reforma constitucional que permitiría a la petrolera Pemex asociarse con privados para exploración y extracción de hidrocarburos, aunque conservando la empresa bajo control del Estado.

La reforma que propone Peña Nieto para modernizar a Pemex, que atraviesa en los últimos años un período de fuerte caída de producción, prevé modificaciones de los artículos 27 y 28 de la Constitución para que la compañía pueda celebrar "contratos de utilidad compartida" con empresas privadas en exploración y extracción. El texto también propone otorgar "permisos" para que Petróleos Mexicanos (Pemex) se asocie con particulares en refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento, actividades que hasta ahora asumía completamente la compañía estatal.

"El petróleo y los demás hidrocarburos continuarán como patrimonio exclusivo de la Nación", recalcó Peña Nieto en la presentación de la iniciativa en su residencia oficial de Los Pinos.

El secretario (ministro) de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, dijo que el Gobierno debe buscar nuevas inversiones en tecnología ante el agotamiento de los yacimientos convencionales.

El consumo energético cre-ce en regiones como Asia, pero "en México producimos menos petróleo y gas natural pese a que la inversión pública se ha sextuplicado en los últimos quince años hasta llegar a los 20.000 millones de dólares anuales", expuso Coldwell.

"En los últimos ocho años, la producción petrolera se ha reducido en 835.000 barriles diarios, dejando el país de percibir casi 22.000 millones de dólares anuales", recordó. Así, de 3,4 millones de barriles diarios en 2004 la producción de la estatal pasó a 2,5 millones el año pasado.

México tiene la necesidad de explorar ahora las aguas profundas y ultraprofundas del Golfo de México (este). "Para emprender esos costosos proyectos requerimos de capital, tecnología y conocimientos. Es preciso asociarnos con quienes los tienen", sostuvo.

"En aguas profundas, en donde cada pozo cuesta 200 millones de dólares, el éxito comercial es de dos a cinco pozos por cada diez que se perforan. En este tipo de yacimientos ningún país en el mundo se aventura solo. Hay que compartir los cuantiosos riesgos", argumentó Coldwell.

La compañía, fundada tras la nacionalización del petróleo por parte del presidente Lázaro Cárdenas en 1938, es un símbolo de soberanía para gran parte de la población y aporta actualmente más de un tercio de los ingresos públicos.

El texto también propone una reestructuración de Pemex y sus subsidiarias y la mejora de la transparencia del gigante estatal, que en los últimos años fue objeto de varios escándalos de corrupción por desvío de fondos con intereses electorales y enriquecimiento de sus líderes sindicales.

De aprobarse y aplicarse su propuesta, Peña Nieto auguró que la producción petrolera mexicana puede pasar de los 2,5 millones de barriles de crudo producidos diariamente en 2012 a 3 millones en 2018 y 3,5 millones para 2025.

El texto también contempla medidas similares de participación de particulares en el sector eléctrico manteniendo el control del Estado de la monopólica Comisión Federal de Electricidad.

En su intervención, Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), recalcó que México se encuentra ante una "oportunidad histórica" para mejorar su vital sector energético.

El presidente expresó su voluntad de que la reforma sea también aprobada en el marco del inédito acuerdo legislativo entre Gobierno y oposición conocido como Pacto por México, por el que fueron consensuadas dos reformas en Educación y Telecomunicaciones.

Los tres principales partidos mexicanos están de acuerdo en la búsqueda de mayores inversiones, transparencia y también en un cambio en el régimen fiscal de Pemex, pero sus propuestas difieren (ver nota aparte).

Según la revista Forbes, Pemex es la octava petrolera del mundo y la mayor empresa mexicana, con utilidades antes de impuestos de 88.000 millones de dólares. Sin embargo, y pese a sus importantes reservas, la compañía, que cuenta con 150.000 empleados está en problemas por su insuficiente capacidad de exploración y producción.

Agencias AFP, Reuters, EFE y DPA,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario