Pese al caos financiero, Erdogan desafía a Trump y rechaza acudir al FMI

Edición Impresa

El presidente salió a denunciar a quienes “quieren que Turquía se rinda” y “nos proponen renunciar a nuestra independencia”.

Estambul - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, responsabilizó del desplome de la lira a un "complot político", renovó su desafío a Donald Trump, que acaba de incrementar aranceles clave en detrimento de ese país, y descartó los pedidos de que acuda al Fondo Monetario Internacional en pos de un plan de rescate.

"El objetivo de la operación es hacer que Turquía se rinda en todos los ámbitos, desde las finanzas hasta la política. Nos enfrentamos de nuevo a un complot político malvado. Con la ayuda de Dios, lo superaremos", dijo el islamista Erdogan, cuestionado por Occidente por su estilo crecientemente autoritario, ante los miembros de su partido en la ciudad de Trabzon (noreste).

La lira turca cayó el viernes más del 16%, alcanzando mínimos históricos frente al dólar, como resultado de las tensiones con Estados Unidos sobre varios asuntos, que incluyen la detención de un pastor norteamericano y la cooperación de Washington con la milicia kurda siria en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Trump avivó la crisis de la divisa turca de forma consciente al ordenar una nueva suba de los aranceles al acero y el aluminio turcos, que desde ahora tributarán un 50% y un 20% al ingresar a Estados Unidos. Ambos productos ya habían sido sobregravados en marzo.

La Casa Blanca afirmó que las nuevas sanciones impuestas entrarían en vigor a partir hoy.

La fuerte devaluación de la lira del viernes alimentó un ciclo de depreciación que suma hasta ahora un 70% con respecto al dólar y un 60% con respecto al euro.

Asimismo, el jefe de Estado islamista rechazó una intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), algo que le proponen muchos observadores.

"Sabemos muy bien que aquellos que nos sugieren un acuerdo con el FMI en realidad nos proponen renunciar a la independencia de nuestro país", señaló.

Además, volvió a destacar que en Turquía no hay ninguna crisis económica. Tal y como hizo en otros discursos, pidió a los turcos cambiar dólares y euros a liras.

"Es ingenuo pensar que un problema con los tipos de cambio puede detener a un país como Turquía", dijo. Además, exigió a los ciudadanos seguir mejorando su hospitalidad hacia los turistas "porque ellos traen dólares ", sentenció.

En relación con la disputa con Estados Unidos, indicó que "solo podemos decirle adiós a aquel que sacrifica su asociación estratégica y medio siglo de relaciones con un país de 81 millones de habitantes en nombre de las relaciones con grupos terroristas", declaró.

"¿Osa sacrificar a Turquía y 81 millones de habitantes por un pastor que está vinculado a grupos terroristas?", se preguntó con indignación en referencia al presidente estadounidense.

Turquía mantiene relaciones tensas con Estados Unidos, en una de las peores crisis entre estos dos miembros de la OTAN en años, por la detención en los últimos dos años del pastor estadounidense Andrew Brunson y otros diferendos.

"Vamos a dar nuestra respuesta, buscando nuevos mercados, nuevas asociaciones y alianzas, a quien libra una guerra económica contra el mundo entero y que también incluye a nuestro país", concluyó Erdogan.

Agencias DPA, ANSA y AFP,


y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario