PJ: Gioja retoma batuta y se queja por “maldad” de interventor

Edición Impresa

Luego del fallo que desplazó a Luis Barrionuevo como interventor, el PJ buscará rearmarse para 2019.

José Luis Gioja retomará la batuta del Consejo Nacional del Partido Justicialista luego del fallo que desplazó a Luis Barrionuevo como interventor partidario. La Justicia le allanó así el camino a la principal fuerza opositora para que se rearme políticamente de cara a las elecciones presidenciales 2019 y este jueves se reunirá la mesa de dirigentes encargados de negociar la reunificación peronista.

De tendencia filo kirchnerista, la mesa de acción política se reencontrará en la sede de la calle Matheu tras el fallo de la Cámara Nacional Electoral (CNE) que revocó la intervención del partido, desplazando así a Barrionuevo como interventor del PJ.

En una sentencia contra la intervención avalada por Servini, el máximo tribunal electoral del país ordenó restituirle el control del sello partidario a Gioja.

"Quiero trazar una raya acá y concentrar todos los esfuerzos en trabajar por la unidad partidaria para que el 10 de diciembre de 2019 el Peronismo vuelva a poner a un Presidente que atienda y entienda al pueblo argentino, conozca sus necesidades y respete sus derechos", declaró Gioja sentado nuevamente en el sillón de la presidencia de la sede partidaria. El exgobernador de San Juan se quejó ante Cristina Álvarez Rodríguez, Wado de Pedro, Tati Vernet y otros dirigentes que se acercaron al partido: "nos dejaron los ceniceros llenos de puchos, mugre por todas partes, la heladera vacía, arrancaron las placas identificatorias y bajaron los cuadros de Perón, Evita, Néstor y Cristina, no se puede tener tanta maldad".

"Tenemos la oportunidad histórica de unir al Peronismo y no podemos dejarla pasar, por eso hago un llamamiento a todos los peronistas, porque acá nadie tiene el peronómetro, para recrear esa mística que nos caracteriza y levantar bien altas nuestras banderas de soberanía política, independencia económica y justicia social", se entusiasmó Gioja .

En la reunión de pasado mañana se espera también un pronunciamiento contra la presunta "persecución judicial" que denunció ayer Cristina de Kirchner en los Tribunales Federales de Comodoro Py. De hecho, la mesa de acción política del PJ está controlada por el kirchnerismo. La integran entre otros el gobernador de Formosa y presidente del Congreso del PJ, Gildo Insfrán; el mandatario puntano, Alberto Rodríguez Saá; el jefe de la bancada del FpV en Diputados, Agustín Rossi y los legisladores Fernando Espinoza, Wado de Pedro y Cristina Álvarez Rodríguez.

La liga de gobernadores que negocia en bloque ante la Casa Rosada no participó de la última convocatoria. Se trata del denominado neo "peronismo racional" que integran Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Sergio Uñac (San Juan) Domingo Peppo (Chaco) y Juan Manzur (Tucumán).

Además del gobernador salteño que ya está lanzado en la carrera presidencial, el peronismo padece una sobre oferta de candidatos para 2019. En ese lote también están anotados el bonaerense Felipe Solá, otro promotor de la unidad de todos los sectores -incluida Cristina-, Rossi, Rodríguez Saá, Jorge Capitanich y hasta Guillermo Moreno.

Pero ni Urtubey ni Sergio Massa o Florencio Randazzo parecen dispuestos a unir fuerzas con Cristina en las presidenciales 2019. Promueven una PASO del peronismo no kirchnerista y hacen tándem con la liga de gobernadores. Ese colectivo de mandatarios provinciales tiene a Miguel Pichetto como gerente de operaciones en el Senado.

El legislador también lanzó su candidatura presidencial y despertó la ira del cristinismo que sospecha de una jugada del senador y la Casa Rosada para atomizar más a la oposición.

En relación a Pichetto, el jefe de la bancada kirchnerista en Diputados, Agustín Rossi, consideró que "no es nada original, ese discurso ya lo hizo Sergio Massa con la idea de la ancha avenida del medio. Las opciones políticas en la Argentina van a ser claras, o se está con un modelo económico que lleva adelante una política de ajuste que está perjudicando a la mayoría de los argentinos que es el que encabeza el presidente Mauricio Macri, cuyas consecuencias dolorosas todavía no las hemos visto, o se está con un modelo nacional y popular que defienda la producción, el trabajo, la inclusión, la industria, que integre el país al mundo, que no la haga dependiente.

Los que quieran quedar bien con Dios y con el diablo me parece que no van a generar consenso en la sociedad argentina. Pichetto le votó casi todo al presidente Macri de manera que es corresponsable de esta crisis económica que hoy tiene la Argentina". El jueves, con la sede del PJ ya recuperada tras el paso de Barrionuevo, el peronismo buscará la unidad.

Dejá tu comentario