Polanski agradece las muestras de “apoyo y simpatía”

Edición Impresa

Zurich - Roman Polanski reconoció sentirse profundamente agradecido por «el gran número de testimonios de simpatía y apoyo continuo que he recibido», en una carta dirigida a su amigo, el filósofo francés Bernard Henri-Lévy. El escrito, que el cinesasta autorizó a hacer público, constituye su primera declaración después de su arresto en septiembre.

«Estoy abrumado por los testimonios que he recibido tanto en la prisión de Winterthur como ahora en mi domicilio de Gstaad, donde voy a pasar las fiestas con mi esposa y mis hijos», confiesa Polanski a su amigo.

«Me gustaría poder decir a cada uno de ellos el bien que eso hace cuando uno está encerrado en una celda, oír cada mañana, al recibir el correo, ese murmullo de voz humana y de solidaridad», explica, «Cada una de sus palabras han estado para mí, en los momentos más sombríos -y lo son todavía en mi actual situación- llenas de confort y de motivos para la esperanza», agrega.

Y añade: «Quisiera responderles a todos. Pero es imposible, son demasiados. ¿Tiene usted idea de cómo podría hacerlo? ¿Quizás a través de su revista, La regla del juego, que me apoyó desde el primer día?». «No sé, le dejo hacer», añade el director a Lévy.

Dicho y hecho. La carta se publicó en «La regla del juego», una página web de literatura, filosofía, política y arte dirigida por Lévy y en cuyo comité editorial están, entre otros, Carlos Fuentes, Claudio Magris, Mario Vargas Llosa, Jorge Semprún, Salman Rushdie, Fernando Savater, Marjane Satrapi, Amos Oz y Eduardo Manet.

Durante la estancia del director en prisión, Henri-Lévy denunció públicamente varias veces lo que consideraba un «juicio furioso de los americanos contra Roman Polanski y un linchamiento de la opinión pública, especialmente en Francia». El filósofo francés pidió el pasado 20 de diciembre a las autoridades suizas que sean «coherentes» y que desestimen la demanda de extradición estadounidense contra Polanski, por un caso de abuso de menores que tuvo lugar en Estados Unidos en 1977.

Agencias EFE y AFP

Dejá tu comentario