20 de octubre 2009 - 00:00

Polémica por el accidente fatal de San Cristóbal

Una camioneta policial chocó contra un colectivo de la línea 12 y dejó ocho muertos, entre los que se encuentran dos policías y seis integrantes de una familia peruana que se dirigían a un hospital.
Una camioneta policial chocó contra un colectivo de la línea 12 y dejó ocho muertos, entre los que se encuentran dos policías y seis integrantes de una familia peruana que se dirigían a un hospital.
Seis integrantes de una familia peruana y dos policías murieron en la madrugada de ayer al chocar una camioneta policial, en la que trasladaban a una anciana de urgencia a un hospital por una descompensación cardíaca, contra un colectivo en el barrio porteño de San Cristóbal.

Las personas que fallecieron son la mujer identificada como Petronila Giménez, de 83 años, tres de sus hijos, Norma, Marín y Daniel y dos nietos, de 21 y 22 años. Además perdieron la vida dos policías de la seccional 3ª de Avellaneda (el chofer y el acompañante).

El accidente ocurrió cerca de las 0.30, en el cruce de la avenida Juan de Garay y la calle Combate de los Pozos, donde chocaron la camioneta de la seccional 3ª de Avellaneda y el interno 31 de la línea 12. A raíz del impacto, murieron en el lugar seis integrantes de la familia y uno de los policías, mientras que el otro efectivo falleció horas después en el hospital Argerich. Mientras que una de las hijas de la anciana está internada en grave estado en el hospital Penna.

Además de los fallecidos y la mujer herida, hubo tres personas más que resultaron con lesiones de distinta consideración. Un transeúnte que sigue internado, un hombre que fue derivado a otro centro asistencial y una mujer con cortes, que ya fue dada de alta.

Según allegados a las víctimas, la Policía llevaba a la anciana al hospital Tornú, donde tenía su historia clínica, junto a sus hijos y nietos, todos de origen peruano, porque no habían conseguido cama para internarla en ningún centro de salud de Avellaneda ni una ambulancia para su traslado.

Fuentes policiales y familiares relataron que todo se inició el domingo cuando la anciana, que había sido operada recientemente de la cadera en Perú, y además sufría problemas cardíacos, se hallaba con sus hijos festejando el Día de la Madre en una casa de Dock Sud.

Cerca de la medianoche se descompensó nuevamente, motivo por el cual sus hijos llamaron a una ambulancia, que nunca llegó, según denunciaron.

En tanto, el Ministerio de Salud bonaerense confirmó que la mujer «llamó en la tarde a la guardia del hospital y pidió una ambulancia para que se la asista por una lumbalgia», donde se le explicó que «por esa causa no es pertinente disponer de un móvil».

Dejá tu comentario