Polonia, ¿cerca del polexit?: un fallo judicial enciende alarmas de la UE

Edición Impresa

El Tribunal Constitucional del país dictaminó que el derecho nacional está por sobre el comunitario, al que calificó de incompatible. Bruselas todavía no ha autorizado el desembolso de los 23.900 millones de euros contemplados en el plan de recuperación tras la pandemia.

Varsovia - Miles de polacos salieron ayer a las calles de las principales ciudades del país para manifestarse en contra del polémico dictamen del Tribunal Constitucional polaco por el que considera que el derecho nacional está por encima del derecho comunitario y para defender la continuidad del país dentro de la UE.

En Varsovia los manifestantes se concentraron en la emblemática plaza del Castillo acompañados de banderas polacas y de la UE y coreando consignas como “¡Nos quedamos!” o “¡Somos Europa!”. También ha habido manifestaciones en ciudades como Danzig, Poznan, Szczecin o Cracovia, entre otras convocadas por figuras como el dirigente opositor y expresidente del Consejo Europeo Donald Tusk.

El propio Tusk compareció ante los manifestantes y acusó al gobernante partido Ley y Justicia (PiS) de querer sacar al país de la UE. “El lugar de Polonia está en Europa”, ha destacado Tusk desde Varsovia. “Vamos a ganar porque somos mayoría”, ha remachado.

Caso

El Constitucional polaco se pronunció el jueves, tras aplazar hasta en tres ocasiones el fallo, respecto a una petición del primer ministro, Mateusz Morawiecki, después de que el Tribunal de Justicia de la UE (TUE) dictaminase que las reformas judiciales emprendidas por el Gobierno podían suponer una violación de las leyes comunitarias.

De esta forma, el máximo tribunal polaco, presidido por Julia Przylebska, ha sentenciado que algunas de las regulaciones comunitarias son incompatibles con la Constitución de Polonia, informa ‘Rzeczpospolita’.

El TUE ya puso a mediados de julio en tela de juicio alguna de las reformas impulsadas por el Gobierno polaco, que comanda el Partido Ley y Justicia (PiS), en particular el régimen disciplinario instaurado sobre los jueces.

Las tensiones entre Varsovia y Bruselas han ido acrecentándose en los últimos meses, con el PiS llegando incluso a proponer la posibilidad de tomar medidas “drásticas” ante la escalada del pulso político, planteando la continuidad del país dentro de la UE, que todavía no ha autorizado el desembolso de los 23.900 millones de euros contemplados en el plan de recuperación tras la pandemia.

Condiciones

El ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, señaló el viernes que si un país decide ser parte de la UE debe implementar sus reglas “en su totalidad”. “Si un país decide a nivel político ser parte de la UE, debe tener cuidado de implantar las reglas acordadas en su totalidad”, ha señalado Maas ante la prensa.

En el medio de la crisis, El Parlamento Europeo exigió de nuevo a la Comisión Europea que active contra Polonia el nuevo mecanismo para proteger el presupuesto comunitario y que podría desembocar en la congelación de los fondos asignados a este país,

“Con esta sentencia, Polonia desafortunadamente dice adiós a nuestro orden legal europeo. Si los actos jurídicos europeos ya no son aceptados, es cuestionable si Polonia puede todavía beneficiarse de las enormes cantidades de financiación de la UE que recibe”, ha expresado la primera, eurodiputada del Partido Popular Europeo (PPE).

En opinión del representante de Ciudadanos Adrián Vázquez, el fallo del Constitucional polaco es un ataque “directo” a los principios y valores de la UE, así como que la “seriedad” de la situación “requiere una reacción rápida de las instituciones europeas”. “Ahora es más urgente que nunca activar el mecanismo de condicionalidad”, ha añadido.

Incluso antes de conocerse el dictamen del Tribunal Constitucional, el Ejecutivo comunitario ya había anunciado que enviaría en las próximas semanas las primeras notificaciones a Polonia --y también a Hungría-- para activar dicho mecanismo por su deriva totalitaria, aunque sin todavía incluir las medidas concretas a adoptar.

Una vez remitidas, Bruselas iniciaría un diálogo formal con las autoridades polacas que podría desembocar en la congelación de fondos europeos si Varsovia no toma medidas. El mecanismo prevé la suspensión de ayudas de programas tradicionales, como el de Cohesión, pero también de los fondos de recuperación.

Dejá tu comentario