Prevén que devaluación aportará 0,14% del PBI a la recaudación

Edición Impresa

En 2018, el efecto sobre los gastos sería de sólo un 0,02%. Una inflación mayor que la esperada tendría efectos de mediano plazo.

El impacto directo de la devaluación del último mes (de más del 20%) sobre el resultado primario favorecerá al Gobierno, ya que el aumento de los ingresos aportaría un 0,14% del PBI adicional, mientras que en el caso de los gastos aumentaría apenas 0,02%. Así lo indicó el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), al advertir que el déficit fiscal (luego del pago de los intereses) aumentaría en un 0,1% del PBI. "En perspectiva se tiene que el aumento en los ingresos totales amortiguaría el esfuerzo fiscal necesario para alcanzar la meta del 2,7% del PBI de déficit primario en 2018", agregó.

Por otra parte, el instituto indicó que en el mediano plazo, "una inflación por encima a la esperada puede alterar las cuentas fiscales que están atadas a las

variaciones en los precios internos, como los gastos en prestaciones sociales, aumento en los subsidios económicos y por el lado de los ingresos se tiene un aumento en la recaudación de impuestos ligados a la actividad corriente, como el IVA". Además, desde el punto de vista de los gastos de financiamiento, remarcó que "los intereses de deuda ajustables por CER también aumentarían en relación con lo previsto, pero en todo caso su impacto sobre la cuenta de intereses será menor por la baja participación que presentan en relación con el total de intereses en moneda doméstica".

En el contexto actual, los derechos de exportación en pesos anotarán un mejor desarrollo, favoreciendo la recaudación, aportando unos $14.430 millones extra respecto a la situación previa a la devaluación, según los cálculos del IARAF. A contramano, los derechos de importación podrían aportar en torno a $4.000 millones adicionales, indicó el instituto, el cual destacó que "el flujo de las importaciones en lo que resta del año dependerá del sendero de la tasa de interés y del tipo de cambio esperado". Respecto a los gastos, la principal partida afectada por la depreciación del peso, corresponderá a los intereses de deuda en moneda extranjera, que aumentarán $29.409 millones, estimó el IARAF. Y remarcó que "otro componente de las erogaciones gubernamentales que se encuentra atado a los movimientos en moneda extranjera son las transferencias corrientes del tesoro a ENARSA para financiar la brecha entre los precios internos y el precio que se paga por la energía importada". "Las transferencias presupuestadas ascendían a $9.973,8 millones y luego de la devaluación se espera que éstas signifiquen un extra por $1.899,8 millones", precisó.

Dejá tu comentario