Provincias piden auxilio financiero a Nación para garantizar inicio de clases

Edición Impresa

• Mientras esperan definición de la paritaria nacional y con amenazas concretas de paro

Seguros de la embestida que los gremios docentes darán si no consiguen antes del 1 de marzo un aumento salarial, los gobernadores comenzaron a analizar distintas alternativas para garantizar, en principio, el inicio del ciclo lectivo.

Entre las opciones, los ministros de Hacienda recomendaron a los mandatarios ejercer un mecanismo de presión sobre el Gobierno nacional para que brinde asistencia financiera suficiente para recomponer los sueldos de los maestros y destrabar el arranque de las clases.

El cálculo fue acercado el martes por los titulares de las carteras educativas provinciales a su par de Nación, Alberto Sileoni, en la reunión del Consejo Federal de Educación que se realizó en el Palacio Pizurno.

De hecho, el conjunto de las provincias espera a que se resuelva la paritaria nacional para avanzar en el diálogo local con los gremios. Al menos eso es lo que transmitieron el ministro de Buenos Aires, Mario Oporto, y el de Gobierno santafesino, Antonio Bonfatti.

«Lo que ocurre es que todavía no hubo paritarias nacionales y hay un parámetro, que todas las provincias dependemos del Gobierno nacional», explicaba un gobernador.

«El 70 por ciento de nuestro presupuesto viene del Gobierno nacional, lo que parece mentira para una provincia tan rica como Santa Fe, que tenga esta necesidad», graficó el santafesino Hermes Binner.

Lo que sí está claro a esta altura es que la resolución de los conflictos generales por demandas salariales tiene un parámetro obligado que es el rumbo que toma la Nación. «Ellos manejan los elementos fundamentales de la economía y pueden predecir inflación, el incremento del dólar, entre otras cuestiones que, a la hora de reasignar partidas, tiene un valor fundamental», amplió el mandatario socialista.

Ayer, el primero en verbalizar el reclamo a la Casa Rosada fue Binner. Vaticinó «una situación complicada» para las provincias si no reciben asistencia de la Nación para hacer frente a la «deuda interna» y aseguró que «sería una buena señal si garantiza y ayuda a que el 1 de marzo comiencen las clases en todo el país».

El gobernador aseguró que «se debe dar prioridad a la deuda interna, porque de lo contrario tenemos un país que sigue desfalleciendo», dijo el socialista en relación con el uso del Fondo del Bicentenario para hacer frente al pago de la deuda externa.

La postal de conflicto se reitera en la mayor parte de los distritos. A coro, los gobernadores insisten en que tienen la voluntad de participar de las paritarias con el optimismo de que las clases comiencen el 1 de marzo. Y aseguran que harán todos los esfuerzos para que ello ocurra.

Sin embargo, coinciden también en reclamar a los gremios un poco de sensatez frente a la realidad económica y social que viven las provincias y la Nación.

Una veintena de distritos cerró 2009 con déficit fiscal, y se estima que si este año no hay una asistencia del Gobierno central, la situación hacia mediados de año será insostenible.

Dejá tu comentario