Puertas adentro

Edición Impresa

La imagen tan distante como mínimo despierta algo de paradójico. La despedida multitudinaria del viernes de la Selección argentina en Ezeiza tiene como contrapunto el hermetismo que propuso el cuerpo técnico, es decir Diego Maradona, desde su arribo a la Universidad de Pretoria.

Ningún hombre de prensa y mucho menos algún hincha tuvo contacto con los integrantes del equipo celeste y blanco. Pero igual las noticias trascienden las barreras y a los graníticos hombres de seguridad que custodian el portón de acceso del campo deportivo. Por primera vez, el domingo el grupo trabajó en el gimnasio por la mañana.

Si bien ya estaba estipulado, la lluvia caída por la mañana terminó siendo la gran razón del trabajo exclusivamente bajo techo. Luego del almuerzo y de la siesta, como ya lo habían hecho el sábado, el plantel se movió en espacios reducidos en una práctica de fútbol con mucho de informalidad que igual encendió una tenue alarma cuando Ariel Garcé debió abandonar el grupo por una fatiga muscular en uno de sus gemelos. Según comunicó el Departamento Médico, nada que revista gravedad.

El otro integrante de la delegación que tuvo que ponerse en las manos de un facultativo fue ni mas ni menos que Diego Maradona.

El DT sufrió la caída de un implante dental y debió salir de la concentración para ser atendido de urgencia por un odontólogo colombiano de la ciudad de Pretoria. Luego de pasar por el sillón del dentista, el 10 recuperó por completo su amplia sonrisa.

El tema que ha generado lógicas controversias fue el viaje de los barrabravas en el mismo vuelo de la Selección. Al respecto Julio Grondona reiteró que la AFA no tiene ninguna vinculación con eso: «Esta es una clara campaña de desprestigio. Alguien quiere ensuciar a la AFA. No tengo ni idea de quién les dio los pasajes. Se habló de un grupo de hinchadas que estaban buscando recursos para ir, ahí habría que averiguar. Yo estoy dispuesto a cualquier investigación».

Grondona reflexionó: «¿Las autoridades pueden ser tan tontas de mandarlos junto a los jugadores si los querían mandar?».

El presidente de AFA reiteró que «no les dará entradas a los barrabravas» y dijo que las fuerzas de seguridad «no tienen ninguna posibilidad de impedirles subir al avión».

Dejá tu comentario