Puertos del mundo buscan clientes

Edición Impresa

La crisis financiera global ha impactado fuertemente en el comercio de la mayoría de los países y las empresas marítimas han sido muy golpeadas. La situación las ha llevado a cortar drásticamente sus rutas, cancelar órdenes de compra de navíos nuevos y hasta sacar parte de sus flotas de circulación.

Para los principales puertos del mundo la fuerte caída de tráfico los decidió a modificar sus políticas de negocio y han tenido que salir al mundo a vender las bondades de su infraestructura. No es sólo la caída de volumen los está incentivando: muchos de ellos están inmersos en fuertes planes de inversión en la expansión de sus operaciones como resultado del fuerte crecimiento del comercio mundial que se venía experimentando hasta mediados de 2008.

Ahora ya no basta construir «el mejor puerto del mundo,» los ejecutivos se están dando cuenta que hay que salir a venderlos.

En línea con esta política, una comitiva de los principales directivos del puerto francés de Le Havre estuvo recorriendo la región esta semana y pasó por Buenos Aires en un intento de convencer a las agencias marítimas y empresas locales que ese puerto es la mejor opción para sus embarques hacia Europa.

Si bien ofrece una infraestructura impresionante, sus competidores, como el puerto de Rotterdam en los Países Bajos, Amberes en Bélgica, Hamburgo en Alemania, ofrecen similares beneficios y están experimentando similares caídas de volumen, aunque todavía no se han visto sus «equipos de venta» en estas costas.

Otro puerto intentando promocionarse desde otro continente es el de Filadelfia, que ha invitado a medios de Brasil, Corea, Australia, Alemania, Reino Unido y África del Sur a recorrer sus instalaciones para ver de primera mano los servicios que ofrecen. Medios argentinos estaban inicialmente en la lista de invitados, pero fueron dejados afuera casi a último momento sin mediar explicación.

Dejá tu comentario