Queja de gobernadores por caída de fondos

Edición Impresa

En un mensaje que en rigor tiene a Cristina de Kirchner como principal destinataria, crecen las advertencias públicas de gobernadores y de sus ministros respecto del preocupante impacto de la crisis financiera internacional en sus finanzas, de la mano de la incesante desaceleración en los envíos de coparticipación federal al interior y de la merma en la percepción de regalías hidrocarburíferas.
La andanada de declaraciones de las últimas semanas -potenciada por la estacional necesidad de recursos que marcan los años electorales- proviene tanto de caciques provinciales críticos como de hombres alineados con el kirchnerismo, en una postal impensada en los albores de la gestión de la Presidente.
Inevitablemente hermanados por las urgencias de caja, los mandatarios apuestan como -improbable- hipótesis de máxima a lograr una asistencia adicional a sus distritos o, al menos, a marcar a fuego que las provincias no podrán tolerar nuevos tijeretazos de fondos, que se avecinan a juzgar por el creciente empobrecimiento de la recaudación nacional y la posterior tentación de manotear partidas del Presupuesto 2009.
Las señales de las últimas horas alimentan las preocupaciones de los Ejecutivos: en enero pasado la recaudación nacional subió sólo 11% y, como inevitable coletazo, las remesas de tributos coparticipables a las provincias cayeron ese mes el 8% respecto del promedio de 2008.
Aunque con matices, el impacto de la debacle financiera internacional también se percibe en la desaceleración -desde noviembre pasado- de las recaudaciones provinciales y en una merma en la percepción de regalías hidrocarburíferas.
Presurosos, los funcionarios nacionales se apuraron a acelerar las negociaciones bilaterales con los gobernadores para sellar los programas de asistencia financiera destinados a reprogramar los vencimientos de deuda locales. Se trata de una ingeniería que se repite todos los comienzos de año. Pero en este electoral y complicado 2009, la fotos con Cristina valdrá doble. Picó en punta ayer Buenos Aires, que selló el Plan de Asistencia Financiera con Nación (por $ 2.932 millones), en el marco de un encuentro que mantuvieron anoche en la Casa Rosada, la Presidente y el mandatario Daniel Scioli, entre otros funcionarios. Hoy, en tanto, será el turno de Jujuy y Río Negro.
«La coparticipación es un tema pendiente, pero hace falta el consenso de todas las provincias y éste no es un buen momento, justamente en un año electoral», aseguró tras la reunión el Jefe de Gabinete, Sergio Massa, tras enfatizar que Scioli no le pidió una suba en los puntos de coparticipación de Buenos Aires.
Se mantienen sin embargo impiadosos, en Balcarce 50, con los distritos gobernados por voces críticas. Por eso, por caso, el mandatario puntano Alberto Rodríguez Saá ya intimó por carta documento al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, por la decisión de excluir a ese distrito del plan de viviendas anunciado recientemente por Nación. En sintonía, el ex radical K Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) analiza concretar una presentación de similares características.
Veamos algunas instantáneas que reflejan los clamores que emanan desde las provincias:
Desde Tucumán, el justicialista kirchnerista José Alperovich admitió que tiene «problemas para resolver» frente a una merma en las transferencias de coparticipación en enero de $ 35 millones. «Es una rebaja muy grande, aunque vamos a ver cómo lo resolvemos y cómo se da la cifra en febrero», remarcó.
En Chubut, el ministro de Economía, Víctor Cisterna, resaltó que los ingresos por coparticipación registran una merma desde hace 4 meses. Por su parte, el mandatario peronista crítico Mario Das Neves sumó otro dato de preocupación: la provincia recibió en enero $ 47 millones menos por regalías hidrocarburíferas, dada la menor actividad del sector.
En Corrientes -del ex radical K y hoy cobista Arturo Colombi-, el titular de la cartera de Hacienda, Sergio Tressens, advirtió que su distrito recibió en enero 13,5% menos de coparticipación. «A las provincias sólo se traslada los efectos de la crisis», disparó.
Pionero, en diciembre mostró su preocupación el riojano Luis Beder Herrera. Esta semana, al menos se llevó el consuelo de conseguir el aval de Nación para un crédito BID.

Dejá tu comentario