Quiso atacar, pero no pudo

Edición Impresa

Si -como dicen los modernos «directivos técnicos» del fútbol- hay que rescatar «la actitud de los operadores», casi les cabe el elogio, aunque el resultado final no haya acompañado. Después de tanto pujar, solamente quedó clavado en un mísero 0,2% de suba lo conquistado por el Merval emblema. Y sin poder siquiera volver a poner los pies sobre la frontera, sino solamente con las uñas verse tomado de la línea de los 2.300 puntos. En el mejor de los momentos se lanzó una avanzada, para tratar de mejorar en la última rueda del mes, que llevó al indicador a zona de 2.330 unidades. Desde tal cima, lo demás fue una gradual pendiente que lo depositó casi desde que hubo partido, con 2.298 puntos, que queda grabado como el resultado final de enero.

En el exterior, todo lució del mismo modo y como venía la abúlica semana final. En San Pablo recogieron otra baja, del 0,3%, mientras que el Dow Jones no festejó nada del discurso de Obama y tampoco de la ratificación -esta vez con unos buenos votos en contra- del controvertido Ben Bernanke. Un medio por ciento de rebaje, para el índice rector de los mercados, sin poder transmitir ninguna energía a sus subordinados del mundo. El total de efectivo en nuestro recinto juntó $ 37 millones, levantando en algo la marca previa, con 32 alzas -8 sin cambios- y un total de 25 descensos.

El repaso por la última etapa del mes y el período completo imponen un paso de enero que se hizo en terreno desértico. Donde el Merval aflojó en torno al 1% y estuvo más módico que varios otros referentes decayendo en zona de un 4% de sus inicios de año. Un vano consuelo, porque lo que quedó más preocupante es no hallar estímulos a la vista. La Bolsa, aplanada.

Dejá tu comentario