Racing especuló y tuvo su castigo

Edición Impresa

Racing ganaba hasta faltando dos minutos para terminar el partido, pero después de hacer el gol (donde hubo una clara mano previa del autor Zuculini) retrasó demasiado sus líneas y le permitió a un Tigre, con mayoría de suplentes, arrinconarlo en su área y no sólo empatarle, sino que hasta pudo ganarle.

El primer tiempo fue parejo, con situaciones para los dos. Javier García en una gran demostración de reflejos le atajó un remate a quemarropa a Camoranesi y Pérez García reventó el poste derecho de Saja, en las jugadas más peligrosas.

En medio un arbitraje paupérrimo de Mauro Giannini, que, por ejemplo, no vio dos «trompazos» de Echeverría a Centurión, uno de ellos dentro del área, por lo que era penal.

El árbitro completó su performance convalidando el gol de Bruno Zuculini, quien se llevó la pelota con el antebrazo entre dos defensores de Tigre, antes de definir por sobre García.

Racing tenía todas las posibilidades para ganar el partido ante un Tigre que buscaba su identidad con muchos juveniles y tenía en Pérez García a su conductor. Sin embargo, retrasó sus líneas en demasía y regaló terreno y pelota, por lo que sufrió un asedio constante de Tigre.

El equipo de Victoria desperdició muchas situaciones de gol, pero tuvo su premio a los 43 minutos, cuando Alejandro Donatti, de tiro libre, derrotó a Saja (luego de un rebote en Migliónico) y puso el empate. Los 6 minutos que faltaron (2 de tiempo normal más 4 de adicción) fueron de sufrimiento para Racing, que hasta pudo perder.

Dejá tu comentario