Racing sufrió más de la cuenta, pero ganó y está en zona de copas

Edición Impresa

En el Cilindro, venció 3-1 a Lanús y (por ahora) clasifica a sudamericana 2022

Después de dos derrotas consecutivas (ante Colón y River) que habían caldeado los ánimos en el Cilindro de Avellaneda, donde venía de perder cuatro de los últimos cinco partidos, Racing encontró anoche una bocanada de oxígeno, que le permite mantener intactas las ilusiones de disputar la Copa Sudamericana el año próximo, al cabo de la 23ª fecha del torneo de la Liga Profesional, luego de derrotar por 3-1 a Lanús.

El panorama había arrancado torcido para el local. Si había algo peor para Racing que ser goleado 4-0 en el Monumental y testigo de la vuelta olímpica de River, luego se confirmó que el arquero chileno Gabriel Arias, su mejor jugador de las últimas dos temporadas, sufrió la rotura de ligamentos cruzados. Y Gastón “Chila” Gómez, su reemplazante, fue el cómplice necesario para que “Pepe” Sand metiera el 1-0 para Lanús a los 35. Sin embargo, pese al fuerte viento en contra y la reprobación del público contra la comisión directiva sobre todo, el equipo de Fernando Gago reaccionó rápidamente y en siete minutos dio vuelta la historia: a los 38, con un frentazo de Lisandro López después de que Leonardo Sigali levantara la pelota con un taco y, a los 41, el ex Chicago remató suave desde la medialuna del área, con cierta complicidad del arquero Lautaro Morales (nunca vio la pelota hasta que estuvo adentro de su arco).

En el complemento, Luis Zubeldía mandó a la cancha sus mejores armas que tenía en el banco de Lanús (Pedro De La Vega, Ángel González y Facundo Pérez, entre otros) y Racing se abocó a defender con más corazón que cabeza, al ritmo de una tribuna que llevaba mucho tiempo sin celebrar (casi 20 meses entre los estadios vacíos por la pandemia y la racha negativa cuando se habilitó cierto aforo). El tiro libre de Alcaraz, el del 3-1 definitivo, desató el festejo aliviador en media Avellaneda.

Temas

Dejá tu comentario