Rajoy va a fondo: ahora ajusta E 10.000 M en salud y educación

Edición Impresa

Madrid - El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció ayer un recorte de 10.000 millones de euros en las áreas de salud y educación, así como privatizaciones en el sector financiero y reformas estructurales en pleno recrudecimiento de la crisis de deuda que afronta España.

Las nuevas medidas, que serán presentadas a la Unión Europea (UE) este mismo mes, llegan después de que la oposición acusó a Rajoy de querer privatizar la salud pública tras el anuncio de una propuesta para que los más ricos paguen por ese servicio.

«Hay que abrir el debate de si debemos proveer todos los servicios sanitarios gratuitamente a un señor que gane 100.000 euros», aseguró ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, en declaraciones a la emisora Cadena Ser.

El funcionario explicó que el Ejecutivo no contempla establecer el «copago sanitario», es decir, la introducción de una tasa por acceder a consultas y otros servicios -ya vigente, por caso, en Cataluña-, pero sí «establecer un pago progresivo en función de la renta».

Aunque la medida fue presentada bajo una fórmula progresiva, el opositor Partido Socialista (PSOE) y otros grupos de la izquierda parlamentaria coincidieron en que el PP está dinamitando el sistema universal y gratuito al abrir la puerta a la privatización o al copago.

En medio de una ola de críticas opositoras, el conservador Partido Popular (PP) de Rajoy salió a corregir las palabras del ministro de Economía y por medio de su vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, aseguró que la «gratuidad del sistema sanitario está garantizada».

«De Guindos ha hecho una reflexión personal tras rechazar el copago», dijo Floriano en conferencia de prensa.

Sin embargo, horas más tarde, el Ejecutivo emitió un comunicado que sembró más dudas al anunciar nuevos recortes en materia de salud y educación, que cifró en 10.000 millones de euros, en el marco de nuevas «reformas estructurales».

Las medidas, contempladas en el Programa de Estabilidad 2012-2015 y un Programa Nacional de Reformas para este año que Rajoy presentará a Bruselas, «incluirán privatizaciones y reformas orientadas a racionalizar los costos y la mejora de la competitividad y la flexibilidad de la economía española», dice la nota.

En el mercado de capitales «se decidió proceder a la aceleración de la venta de las entidades financieras con participación mayoritaria del sector público», precisó el Ejecutivo al término de las reuniones que Rajoy mantuvo con su equipo económico y ministros de las carteras afectadas por los ajustes.

Ante el crucial anuncio, el PSOE exigió que Rajoy comparezca en el Congreso de los Diputados para explicar los nuevos ajustes.

El líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, había acusado ya a Rajoy de «confundir» a los ciudadanos con la posibilidad de establecer el «copago sanitario» así como otras fórmulas «preocupantes» que «caminan hacia la privatización» del sistema público sanitario.

En ese sentido, Rubalcaba exigió al presidente del Gobierno que aclare sus propuestas, al tiempo que defendió la salud pública que calificó como «la joya de la corona».

Asimismo, el líder socialista acusó a De Guidos de utilizar el tema de la reforma del sistema sanitario para «tranquilizar a los mercados» que presionan a España exigiendo nuevas reformas.

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, dijo que el Ejecutivo pretende «cambiar de un modelo universal para todos, independientemente de la renta, a un modelo que pretende eliminar una parte del sistema».

El anuncio de las reformas en salud y educación, dos áreas sensibles para los ciudadanos, llega en un momento en que España vuelve a estar en el foco de los inversores, que dudan de su capacidad para hacer frente a sus deudas (ver pág. 17).

España se comprometió a reducir este año su déficit público del 8,5% del PBI hasta el 5,3% -meta fijada por la UE- y con ese objetivo aprobó el mayor ajuste de la historia desde el final del franquismo y una reforma financiera y laboral que abarata y facilita el despido, y que fue rechazada con una huelga general el pasado 29 de marzo. La dureza del ajuste se reflejó también en los resultados de la última ronda de comicios regionales, sobre todo en Andalucía, considerados un revés para el PP.

A pesar de que las medidas aprobadas siguen las recetas exigidas por la UE y el FMI, los mercados mantienen la prima de riesgo o riesgo-país de España al límite de un plan de rescate, por encima de los 400 puntos.

En este escenario de incertidumbre, el PP se atreve a plantear la históricamente resistida privatización del sistema sanitario con el argumento de que el sistema es deficitario.

«Se acumularon deudas por más de 15.000 millones de euros en las comunidades autónomas», dijo el ministro sobre la situación del sistema sanitario español, que está descentralizado y, por lo tanto, depende del presupuesto de los Gobiernos regionales, en su mayoría en manos del PP.

De Guindos subrayó además que las comunidades autónomas no pueden seguir generando déficit, que es lo que mantiene a España en la mira de los mercados.

Agencias Télam, DPA y AFP,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario