Rebelión contra el Banco Nación: el campo ordenó cerrar cuentas

Edición Impresa

• ES EN BOICOT A LAS TRABAS AL FINANCIAMIENTO A LOS PRODUCTORES DE SOJA.
• LA RURAL Y CRA YA DEJARON DE OPERAR.

 La Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) decidieron ayer cerrar las cuentas que tenían en el Banco Nación "como una respuesta al bloqueo financiero que el banco impuso a los productores de soja".

La medida fue adoptada en la primera reunión realizada en 2015 por cada una de las respectivas comisiones directivas, encabezadas por el entrerriano Luis Miguel Etchevehere en la SRA y el santafesino Rubén Ferrero en CRA.

La decisión se tomó en rechazo a la circular remitida por el Banco a sus clientes el pasado 18 de noviembre, donde se les comunicó que sólo podrían ser sujeto de crédito aquellos productores sojeros que demuestren no contar con existencias de granos de soja: una puja Gobierno vs. campo, donde los primeros apuntan a una especulación de precios con el almacenamiento de los granos, mientras que los otros se justifican con un mercado inflacionario escasamente rentable.

"En los países competidores de la Argentina, en materia de producción de alimentos los gobiernos acompañan al campo y los bancos públicos generan líneas de crédito para los sectores productivos. En cambio, acá en el país, el Banco Nación se usa como herramienta para extorsionar a los productores", sostuvo a este diario Luis Miguel Etchevehere, presidente de la SRA.

Esta entidad financiera, históricamente ligada al agro, informó hace dos meses a sus clientes que sólo podrían solicitar líneas de crédito, hacer uso del descubierto y de la tarjeta Agronación, entre otros servicios, aquellos productores que demuestren no tener existencias de soja. En su momento, desde el sector agrícola repudiaron fuertemente esta decisión.

Pero, con la caída de los precios internacionales de los granos y el aumento de los costos de producción, pocos son los que decidieron vender sus granos.

Denuncia

"Hoy, la única forma que tiene el campo para defenderse de una inflación cercana al 40% anual es vender escalonadamente la producción, no sólo de soja, sino de cualquier otro producto. De lo contrario, perdería poder adquisitivo y no sería posible hacer frente al pago de sueldos, impuestos, servicios, insumos y todos aquellos gastos que se presentan a lo largo del año
", denunció la SRA en un comunicado.

Finalmente, ambas sociedades decidieron cerrar las cuentas bancarias. "Frente a la intransigencia, decidimos interrumpir la relación financiera con esta entidad pública que ha decidido abiertamente perjudicar al campo, desconociendo sus responsabilidades y funciones", sostuvieron.

A la baja en el precio de la leche que pretendieron imponer las industrias, la intención de adelantar el pago del Inmobiliario Rural en Buenos Aires y las roturas de silobolsas en diferentes zonas del país, que muchos relacionaron como una provocación por la retención de la soja, se le sumó ahora este nuevo capítulo de tensión.

Al respecto, la Sociedad Rural opinó que "el Banco Nación incurre en el incumplimiento de su carta orgánica, que en el artículo 3 establece que uno de los fines de la institución es apoyar la producción agropecuaria, promoviendo su eficiente desenvolvimiento".

Dejá tu comentario