Remate en la trinchera

Edición Impresa

Seguramente el final más adecuado, a cómo venía desplegándose la semana. Un saldo positivo no cuadraba demasiado, uno negativo no iría a asombrar a nadie. Y otro, con leve desplazamiento final, le quedó como a medida al período. El Dow Jones fue el que más se aproximó a la neutralidad con desnivel desechable en su cierre, en tanto el Bovespa y el Merval se asociaron de modo exacto, para retroceder cada uno en el 0,45%. El índice principal porteño estuvo en un piso de 2.209, habiendo surcado un buen máximo de 2.241 y en su cierre, una marca mucho más desvaída: 2.215 unidades, perforando la clausura del jueves.

Las diferencias registraron esa cierta inclinación al descenso, con 22 papeles en aumento por otros 34 que obraron en desmejora. En tanto, el volumen efectivo consumido se sostuvo en los $ 42 millones, una cifra que quedó a media agua dentro de registros de diciembre. Con Grimoldi -6,6%- y Oeste, el 5,3%, se formó un dueto de mejores alzas. Petrobras y Agrometal, en torno del 4%, como las más perjudicadas de la última rueda.

Así, con palidez y sin destino cierto, se despidió el sector bursátil de la jornada final. La semana: nuevamente el contraste de ver al Merval con suba del 1,7% en el período, frente a la baja del 1,5% en el Dow y la muy notoria del Bovespa, derrapando el 3,5%. Matices de superficie muy diversos, si bien en el fondo de los mercados prevalece la incertidumbre actual. Ahora, ingreso a dos semanas cortas, con mentes en otra cosa, lo que es preludio de ruedas pesadas. El año ya se fue. Lo producido es más de lo que podía esperarse. Y la Bolsa, cumpliendo.

Dejá tu comentario