Salvó la ropa

Edición Impresa

Racing no la pasó bien en Lanús y terminó salvando un punto gracias al oportunismo de Gabriel Hauche.

El partido fue muy malo, con muy pocas situaciones claras de gol y mucha lucha en la mitad de la cancha. Lanús ganó la lucha en la mitad de la cancha, anulando a Mauro Camoranesi y Ricardo Centurión, que eran los encargados de armar juego en esa zona.

Matías Fritzler y el paraguayo Víctor Ayala fueron los dueños de ese sector, pero no encontraron buen eco en el uruguayo Mauricio Pereyra y Gonzalo Castillejos, a los que les faltó movilidad.

De cualquier manera, las dos únicas situaciones de gol fueron para el equipo granate provocadas por el juvenil Oscar «Junior» Benítez, quien por derecha eludió siempre a Corvalán y generó la jugada que terminó con el penal de Leonardo Migliónico a Castillejos, que el propio Castillejos convirtió.

Lanús regaló protagonismo

Lanús no supo aprovechar la ventaja en el segundo tiempo y en su afán de retrasarse para definir el partido de contraataque, le dio protagonismo a Racing, que se adelantó en el campo y sin orden fue a buscar el empate.

No lo encontró con los centros y el desorden, pero Camoranesi y Centurión «se acordaron» de jugar y en la mejor combinación colectiva del partido, Hauche derrotó a Marchesín y puso el empate para el festejo de los hinchas «académicos».

Después se conformaron los dos y el partido se terminó de cerrar; la única incidencia fue la injusta expulsión de Hauche, ya que Mauro Vigliano vio una infracción que no fue.

Dejá tu comentario