3 de diciembre 2008 - 00:00

San Lorenzo resucitó y luchará hasta el final

Todos apiñados, festejando uno de los goles de Silvera. San Lorenzo dio vuelta el resultado y sigue firme en sus pretensiones de ser campeón.
Todos apiñados, festejando uno de los goles de Silvera. San Lorenzo dio vuelta el resultado y sigue firme en sus pretensiones de ser campeón.
San Lorenzo sigue vivo. Sufrió el sábado bajo la lluvia, donde terminó perdiendo por uno a cero en el minipartido, y siguió sufriendo ayer, en un primer tiempo donde no encontraba la forma de perforar a un equipo que estaba bien ordenado y se defendía con la pelota.

Recién empezó a respirar cuando el juvenil Cristian Chávez metió la cabeza en un centro y puso el segundo gol en la primera pelota que tocó desde su entrada, y aunque terminó disfrutando y goleando, futbolísticamente no mostró una gran mejora.

Huracán arrancó esta segunda parte del partido con un gol más y un jugador menos (el sábado habían expulsado a Javier Pastore). Por eso montó una estrategia de esconder la pelota haciéndola circular en forma lateral y tratar de aprovechar cada pelota detenida para generar situaciones de gol. Tuvo a Hugo Barrientos como su pilar defensivo y al venezolano César González como un inteligente iniciador de contraataques.

La táctica le sirvió los primeros 37 minutos, en los que San Lorenzo casi no le creó ninguna situación de gol, pero en el segundo tiempo se fue desgastando físicamente y mostrando errores defensivos en todas las pelotas aéreas que San Lorenzo aprovechó.

Aureliano Torres puso el tranquilizador empate, con un gran cabezazo tras centro de Adrián González. San Lorenzo atacaba con tres delanteros (había ingresado Menseguez por el lesionado Rivero, que duró sólo 10 minutos en la cancha), pero no encontraba los espacios para seguir perforando la defensa, hasta que Russo sacó a Solari (de aceptable actuación) y puso un cuarto atacante: Cristian Chávez, que en la primera que tocó solucionó todos los problemas.

Después, con el resultado a favor y Huracán desarmado, llegaron los dos goles de Andrés Silvera para redondear una goleada que lo pone en la misma línea de Tigre y a dos puntos de Boca y le da la posibilidad de seguir soñando con el título.

Dejá tu comentario