Santa Fe: Lorenzino, con pautas para reforma fiscal

Edición Impresa

Envió paper a diputados del pj con sugerencias, en medio de debate de ley con media sanción

Santa Fe - El ministro de Economía de la Nación, Hernán Lorenzino, se metió de lleno en el debate del proyecto de ley de reforma impositiva santafesino: distribuyó entre los legisladores justicialistas de la provincia un paper donde sugiere evitar una suba «brusca» para Ingresos Brutos y recomienda un tratamiento diferencial de las propiedades rurales según su valuación y un revalúo general en materia del inmobiliario urbano.

Ayer, los diputados justicialistas, que son mayoría en la Cámara baja, se reunieron a fin de intentar consensuar una posición única con respecto a las modificaciones que aplicarán sobre el proyecto de ley de reforma impositiva enviada por el mandatario socialista Antonio Bonfatti, que ya cuenta con media sanción del Senado y que ya agendaron tratar el próximo 6 de setiembre.

El informe de Lorenzino recomienda «tratar de evitar un aumento brusco de la presión tributaria legal del Impuesto sobre Ingresos Brutos», según consigna el matutino santafesino El Litoral. En ese sentido, los legisladores locales analizan proponer una suba de este gravamen sólo para 60 empresas que facturan más de $ 80 millones anuales y que no son del rubro alimenticio (a fin de que no repercuta en los precios de la canasta básica familiar).

En tanto, el documento de la cartera nacional destaca sobre el Inmobiliario Rural que la proporción entre el impuesto y el valor real de los campos es extremadamente baja. Al respecto, el paper señala que las modificaciones que el Senado local aplicó en este ítem con su media sanción no cumplen el objetivo de equidad tributaria.

En lo que hace al Inmobiliario Urbano, el análisis de Economía destaca que en dólares corrientes, la recaudación de 2011 fue inferior a la de 1992, pero en término de habitantes, Santa Fe recauda un 28% más que Buenos Aires. El trabajo considera una distorsión la creación de escalones de aumento y propone básicos que sean exactamente un 50% superiores a los hoy vigentes. «De pretenderse que el impuesto sea más progresivo que actualmente, lo más correcto técnicamente sería aumentar la progresividad de las alícuotas» y elabora una escala. Concluye que con respecto a la actualización de las valuaciones «parece razonable solicitar que se realice un revalúo general porque todo hace suponer que no sólo los valores absolutos de los inmuebles están muy atrasados, también la estructura relativa de valores responde a una realidad que no es la vigente».

El revalúo fiscal para campos fue uno de los aspectos que generaron amplias diferencias en el Senado -incluso dentro del mismo Frente Amplio Progresista-. Finalmente, se aprobó que alcanzaría un 70% de incremento sobre el valor actual, mientras que el Ejecutivo pretendía hasta un 400% de aumento en forma gradual. La recomposición de los valores de los impuestos inmobiliarios Urbano y Rural se definió entre un 20% y un 65% de suba para el primero y un 100% de alza para el segundo. El capítulo de Ingresos Brutos también fue modificado: se mantuvo para el sector de la construcción y no se aplicará a la industria.

Dejá tu comentario