Sarkozy lanza ayuda a automotrices por u$s 10.000 millones

Edición Impresa

París - El presidente francés Nicolas Sarkozy anunció ayer ayudas a la industria automotriz por 7.800 millones de euros (u$s 10.400 millones), que incluyen préstamos a PSA Peugeot Citroën, Renault y Renault Trucks. La ayuda está sujeta a la exigencia de que mantengan sus fábricas en Francia y, si es posible, el empleo.
Renault y PSA Peugeot-Citroën recibirán, cada una, un crédito de 3.000 millones de euros por cinco años. Según el secretario de Estado para la Industria, Luc Chatel, Renault Trucks, filial del sueco Volvo Group especializada en la fabricación de camiones, recibirá «más o menos 500 millones de euros».
A cambio de estos préstamos a una tasa preferencial del 6%, «Renault y PSA se comprometieron a no cerrar ninguna de sus instalaciones durante ese período y a hacer todo por evitar los despidos», declaró Sarkozy al término de una reunión con los responsables del sector.
Duplicación
El presidente también anunció que, como parte del plan de apoyo a la industria, las ayudas estatales a los establecimientos crediticios de Renault y PSA Peugeot-Citroën serán dobladas, hasta 2.000 millones de euros. Dicha ayuda fue anunciada en diciembre como parte de un plan de estímulo económico. También se doblarán las ayudas a los subcontratistas, hasta 600 millones de euros.
El paquete incluye asimismo una convención que aumenta la indemnización por desempleo parcial de los operarios del sector, a condición de que los constructores mantengan el empleo, según el texto del acuerdo. La industria automotriz representa cerca del 10% de los empleos en Francia.
Tanto PSA como Renault, que concentran el 40% de su producción en Francia y emplean directamente a 140.000 personas en ese país, confirmaron que aceptan las condiciones.
«PSA Peugeot Citroën no cerrará plantas en Francia. En las circunstancias actuales, el grupo no pondrá en práctica planes de despidos en Francia», indicó el grupo en un comunicado. Agregó que lanzará «en los dos años venideros, en cada una de sus cinco plantas de Francia, uno o varios modelos nuevos de vehículos».
«Este préstamo permitirá al grupo apoyar en particular su programa de desarrollo de vehículos menos contaminantes, más económicos en energía y al alcance de sus clientes», concluyó el fabricante francés.
Renault dijo que no cerrará fábricas en Francia durante el período del préstamo, y que en 2009 no habrá despidos.
Agencia AFP

Dejá tu comentario