2 de noviembre 2011 - 00:00

Schoklender amenaza con escándalo de fotos

Sergio Schoklender
Sergio Schoklender
Sergio Schoklender protagonizó ayer un escándalo en las oficinas del juez federal Norberto Oyarbide. Prometió denunciar públicamente al magistrado al afirmar que cuenta con material fotográfico que lo incriminaría de presuntas inconductas en su vida privada. Cerca del juez prefirieron no contestar las acusaciones, las atribuyeron a una maniobra del exapoderado de Madres de Plaza de Mayo para apartarlo del expediente y dijeron que en diciembre estarán acumuladas las pruebas necesarias para iniciar la ronda de indagatorias.

Pedido

El episodio se registró poco antes del mediodía en el tercer piso de los tribunales federales de Comodoro Py. Como hace periódicamente desde hace dos meses, Schoklender había concurrido para pedir información en el juzgado de Oyarbide y presentar datos requeridos por el magistrado. Mientras aguardaba, y en voz alta, se dirigió al personal del juzgado y a los custodios del magistrado con términos agraviantes hacia la condición del magistrado.

Más tarde, Schoklender le confirmó a este diario el tenor de sus frases y fue más allá: «Estoy recibiendo fotos y videos comprometedores que dan cuenta de las conductas del señor juez. Cuando las tenga voy a exhibirlas en pantalla gigante en la puerta de Tribunales», advirtió.

El ex mano derecha de Hebe de Bonafini intentó confrontar en varias ocasiones con Oyarbide. Tras amenazar con realizar un acampe en la puerta de su juzgado hasta tanto ser indagado -lo que no concretó- intentó apartarlo de la instrucción del sumario al argumentar que otro juez, Marcelo Martínez de Giorgi, lleva adelante otra causa previa por delitos similares. Mientras que la semana pasada presentó una denuncia en contra de Oyarbide por presunto prevaricato y retardo, y denegación de justicia. Lo hizo a través de Viviana Sala, su exmujer, y la causa quedó justamente en manos de Martínez de Giorgi.

Cerca de Oyarbide les restaron importancia a las acusaciones de Schoklender. Dijeron que el exapoderado intenta provocarlo para crear una suerte de disputa entre ambos que lo obligue, en algún momento, a apartarse de la causa. El magistrado optó por no responderle en forma pública.

En cambio, en el juzgado dijeron que en pocos días llegará la información pendiente del Banco Central respecto de los movimientos de fondos de Schoklender y de sus allegados, así como los resultados de los estudios ordenados por el magistrado al Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema y a especialistas de la Facultad de Ingeniería de la UBA. Calcularon que en unos 30 días, a principios de diciembre, Oyarbide estará en condiciones de evaluar posibles llamados a indagatoria de los sospechosos, y hasta arriesgaron un número: dijeron que en la causa hay por lo menos 90 imputados que pueden ser citados.

Argumento

Mientras tanto, el fiscal Jorge Di Lello avanza por su lado en la acumulación de pruebas para organizar los pedidos de indagatorias. Di Lello dictaminó ayer que Oyarbide debería seguir al frente de la investigación ante el pedido de apartamiento que había presentado Schoklender.

Según el fiscal, el argumento del exapoderado en cuanto a unificar bajo la instrucción de De Giorgi ambos expedientes no es válido en la medida en que los «objetos procesales» de las causas son, de momento, diferentes. Schoklender le había reclamado a Martínez de Giorgi que iniciara un planteo de competencia con su colega y que le pidiera inhibirse de continuar con el expediente, así como enviarle las actuaciones. Con el dictamen de Di Lello, Oyarbide tendrá elementos para rechazar otro recurso de Schoklender por «litispendencia», según el cual el exapoderado alegó que era perseguido en dos causas distintas por los mismos presuntos delitos.

Dejá tu comentario