Schwarzenegger: confieso que he pecado

Edición Impresa

Los Angeles - Arnold Schwarzenegger decidió contar la verdad (según su visión, claro) de la infidelidad que acabó con su matrimonio en un libro titulado «Total Recall: My Unbelievably True Life Story», a la venta en octubre, que desvela detalles de su relación con la mucama guatemalteca, Mildred Patricia Baena, con quien tuvo un hijo. Según un anticipo del libro publicado por el diario «Daily News», el intérprete de «Terminator», de 65 años, relató haber concebido al niño con la empleada doméstica en 1996 en la casa de huéspedes de su mansión en California, mientras la familia estaba de vacaciones.

Sin embargo, no fue hasta que su mandato como gobernador de California terminó en 2011 que Schwarzenegger se lo confesó a su esposa, Maria Shriver, sobrina de John F. Kennedy, con quien estuvo casado durante 25 años y con quien tiene cuatro hijos. El actor le contó la verdad a su esposa durante una sesión de terapia de pareja. Durante años Schwarzenegger escondió los hechos y mantuvo a Mildred trabajando en su casa porque creía que era el modo mejor para controlar la situación.

En la sesión, la terapeuta le dijo: «María vino aquí para preguntarte por el niño, quiere saber si tú eres el padre del hijo que tiene la mucama Mildred», escribió Schwarzenegger. «Le dije a la terapeuta: es verdad», agregó. En el libro de memorias, a la venta a partir del 1 de octubre, el actor admitió también que debió haber dicho la verdad mucho antes, pero tenía miedo de que Maria revelase todo al clan Kennedy. Schwarzenegger contó, en el libro, haber pensado mucho en ello, tratando de entender qué es lo que le empujó a ser infiel. «Claramente la única respuesta es la estupidez, y la arrogancia de pensar que es posible violar las reglas», dijo.

La pareja anunció sorpresivamente su separación el año pasado, tras revelarse la existencia de ese hijo extramatrimonial, de gran parecido físico con su madre. «No hay excusas, asumo la plena responsabilidad por el dolor que causé», dijo entonces públicamente el actor. La asistente trabajó en la casa de familia durante más de dos décadas.

En julio del año pasado, Maria Shriver presentó demanda de divorcio pero luego pareció replanteárselo, hasta el punto de que diversos medios locales escribieron que Schwarzegger estaba intentando reconquistarla. En el libro también el actor parece alimentar esperanzas de poder volver con ella.

Dejá tu comentario