2 de marzo 2011 - 00:00

Scioli defendió su política contra la inseguridad

Daniel Scioli ingresó a la Legislatura acompañado por su esposa, Karina Rabolini. Durante su discurso, anunció el envío de la ley de regionalización, entre otros temas.
Daniel Scioli ingresó a la Legislatura acompañado por su esposa, Karina Rabolini. Durante su discurso, anunció el envío de la ley de regionalización, entre otros temas.
Buenos Aires - En medio de los roces con el Gobierno nacional, Daniel Scioli volvió a pedir la sanción de la Ley Penal Juvenil, trabada en la Cámara de Diputados de la Nación, que baja

la edad de imputabilidad de los menores involucrados en causas delictivas, hasta los 14 años. Ratificó, además, al dejar inaugurado el 139º período de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial, el objetivo trazado desde el primer día de su Gobierno: «Es claro y responde a una urgente demanda popular al que no hice ni haré nunca oídos sordos: más seguridad y más justicia», subrayó. Y reclamó «dejar de lado las especulaciones políticas» en torno al tema.

«Cuando lo que está en juego es la vida y el patrimonio de nuestro pueblo, el único camino es ser firmes e inflexibles con la aplicación de la ley y me hago cargo de combatir el delito con todos los valores democráticos y las leyes del Estado democrático», advirtió el gobernador en su mensaje a los diputados y senadores provinciales que inició con un homenaje al expresidente Néstor Kirchner y una sentida mención a la recuperación de su vicegobernador Alberto Balestrini.

Desde la tribuna que compartió con Federico Scarabino y Horacio González, Scioli esquivó una mención directa a su ministro de Seguridad, Ricardo Casal, blanco de críticas de Balcarce 50, aunque más temprano -vía diversos programas de radio- le había dado su más explícito aval de continuidad.

«Terminemos con las falsas antinomias que ubican en veredas opuestas a la seguridad ciudadana y a los derechos humanos. Ambos son complementarios», lanzó el mandatario.

Por otra parte, intentando despejar incluso las turbulencias con Cristina de Kirchner, el gobernador agradeció «especialmente» el apoyo del Gobierno nacional: «El marco general que nos da la Nación nos permite ser más inclusivos y competitivos», destacó.

No obstante, el exvicepresidente reflotó el reclamo en pos de una reforma de la Ley de Coparticipación Federal -habló de «asignatura inconclusa de nuestra democracia»-, con la pretensión de que la provincia «recupere» los puntos que cedió «hace más de 20 años». Los retoques habían sido alentados por el fallecido Néstor Kirchner, aunque la iniciativa no prosperó más allá de algunos borradores.

El mandatario además anunció la creación de la «Agencia de Inversiones de Buenos Aires», una herramienta que -recalcó- buscará agilizar «la ejecución de proyectos de inversión y financiar las cadenas de valor», para apuntalar a «sectores productivos estratégicos para la provincia, que a veces son afectados por la competencia desleal».

En paralelo, destacó que en 2010, el Banco Provincia «otorgó 10.500 millones de pesos en créditos, un 41% más que en 2009 y asistió a 28 mil empresas, 5.600 más que el año anterior».

En su discurso, el bonaerense también confirmó el envío a la Legislatura del proyecto de «regionalización» de la provincia para -dijo- «asegurar un desarrollo pleno y armónico, que permita la expansión de nuestro interior, corrija las asimetrías y contribuya a descomprimir las áreas más densamente pobladas».

«Fue muy claro respecto de los logros que ya hemos alcanzado en materia de desarrollo regional y su vocación de fortalecer esta exitosa estrategia con los municipios en su próxima gestión», elogió el ministro de Economía, Alejandro Arlía. En la vereda de enfrente, el diputado provincial de Unión-PRO Jorge Srodek evaluó, sin embargo, que «más allá de un tibio reclamo por la coparticipación, no se ve en el gobernador la voluntad de pelear por una mayor autonomía e independencia de la provincia de Buenos Aires».

Dejá tu comentario