Sepultarán el miércoles a Aguilé

Edición Impresa

Los restos del cantante argentino Luis Aguilé, fallecido el pasado sábado en Madrid, serán inhumados el miércoles en el cementerio madrileño de Fuencarral, según informó su representante Víctor Saboya. Mañana será instalada la capilla ardiente en el Tanatorio Norte de Madrid, en donde se celebrará una misa a las doce del mediodía, añadió el representante y amigo de Aguilé durante los últimos doce años.

El cantante, afincado en España desde hace más de cuarenta años y que popularizó en los años sesenta y setenta éxitos como «Cuando salí de Cuba» o «Juanita Banana», tenía 73 años. Aguilé murió las 13.30 en el Hospital de Sanchinarro de Madrid y en el momento del deceso se encontraba acompañado por su familia. Nacido Luis María Aguilera Picca en Buenos Aires en febrero de 1936, Aguilé llegó a España en 1963 tras hacerse famoso con su música en Latinoamérica, donde había grabado su primer disco a los veinte años. Sus trajes y sus corbatas de estampados imposibles, junto a su particular humor, contribuyeron a hacer de él uno de los personajes más populares de la España de los 60, donde también impuso «La Chatunga», «Con amor o sin amor», «Ven a mi casa esta navidad» y «El tío Calambres».

Aguilé interpretó más de 800 canciones, de las que compuso la mitad. Editó doce discos (dos de ellos recopilatorios), y también filmó dos películas: «La chacota» (1963), una comedia ligera de Enrique Dawi con guión de Aldo Camarotta, en donde actuó con su pareja de entonces, Mariquita Gallegos (casualmente, también ex mujer del recientemente fallecido Juan Carlos Mareco), y la segunda en 2003, «Soy tu aventura», con Diego Capussotto. A propósito, la relación entre Aguilé y Mareco trascendió al azar de haber sido ambos compañeros de Mariquita Gallegos: uno de los hits de Aguilé en los 60, «Hasta el viejo hospital de los muñecos», fue adoptado por Mareco para sus diálogos en TV con el muñeco de Pinocho, a quien estaba dedicado el tema.

Aguilé obtuvo la nacionalidad española recién en 1990. También fue actor y presentador de programas de televisión, además de escritor. Aguilé murió sin haber visto estrenados sus últimos proyectos: un homenaje a José Hernández, autor del «Martín Fierro», y la zarzuela «Viva Madrid».

«Le hubiera gustado ver en escena tanto un homenaje a José Hernández, a Martín Fierro, que había dedicado con tanto amor a Argentina, como la zarzuela sobre Madrid», dijo su manager Saboya.

Dejá tu comentario