9 de marzo 2016 - 00:00

Sharapova sufre sangría de sponsors tras doping

Sharapova sufre sangría de sponsors tras doping
Los coletazos económicos tras anunciar que dio positivo en un control antidoping en el último Abierto de Australia no tardaron en llegar para la rusa Maria Sharapova, cuyos vínculos con patrocinadores empezaron a romperse o suspenderse provisoriamente. La multinacional estadounidense Nike y otros tres sponsors decidieron suspender o no renovar su contrato con quien es considerada por la revista Forbes como la deportista más rica del mundo y cuya atractiva imagen ha sido en los últimos años una máquina de facturar dinero. Sólo en 2015, la actual número siete del mundo percibió ingresos por 29,7 millones de dólares, de los cuales 23 provienen de sus convenios con sponsors y apenas 6,7 son premios por los torneos disputados.

"Decidimos suspender nuestra relación con Maria mientras la investigación continúe", manifestó la empresa estadounidense Nike, que en 2010 había renovado contrato con Sharapova por 70 millones de dólares. Por su parte, el fabricante de relojes TAG Heuer también rompió lazos, luego de 12 años de vínculo comercial. "En vista de la actual situación, la marca suiza de relojes ha suspendido las negociaciones y ha decidido no renovar el contrato con la señora Sharapova", aseguró una portavoz. Porsche, que patrocina el torneo de Stuttgart y que tiene a Sharapova como una embajadora publicitaria, decidió también suspender todo acto con la siberiana. "Hasta que haya más detalles y podamos analizar la situación, hemos decidido posponer las actividades planeadas", señaló a la agencia dpa la marca alemana de coches de lujo, que incluso se había comprometido a sustentar un torneo propio de la quíntuple campeona de Grand Slam.

En una conferencia de prensa realizada el lunes en Los Ángeles, Sharapova admitió haber consumido meldonium, sustancia prohibida por la Agencia Mundial Antidoping (AMA) desde el 1 de enero de este año. La rusa dio positivo a fines de enero durante un control en el Abierto de Australia, el único torneo que jugó en 2016. La Federación Internacional de Tenis (ITF) anunció que quedará suspendida de forma provisional desde el 12 de marzo, a la espera de una sanción definitiva, que, se especula, podría ser de hasta cuatro años inhabilitada, aunque su confesión y el hecho de que la sustancia fuera incluida recientemente en la lista de la AMA podrían atenuar la pena.

Además del fuerte impacto económico, las reacciones en el mundo del tenis tampoco tardaron en llegar. La más dura fue la extenista estadounidense Jennifer Capriati, exreina del circuito, quien rechazó los argumentos de Sharapova. "¿Así que ha podido jugar diez años con una sustancia que ahora está prohibida? Eso es mucho tiempo para una carrera", tuiteó Capriati, quien reclamó quitarle los títulos a la rusa en caso de comprobarse su responsabilidad. En cambio, Serena Williams, N° 1 del mundo e histórica rival de la siberiana, destacó el "coraje" y la "honestidad" que mostró. "Mucha gente se sorprendió y conmocionó por lo de Maria, pero al mismo tiempo ella dio un paso al frente y fue muy honesta. Mostró mucho coraje con lo que hizo", resaltó la norteamericana.

Dejá tu comentario