Siguen promesas de campaña a UIA

Edición Impresa

El candidato a presidente Eduardo Duhalde le prometió a la Unión Industrial Argentina (UIA) que el tipo de cambio se ajustará «por mayor competitividad y no por devaluación» y aseguró que -de resultar electo- «el primer día no vamos a tocar nada, pero reemplazaremos gradualmente los planes sociales por trabajo digno y genuino».

También propuso eliminar el impuesto al cheque -al que calificó como «el gravamen más distorsivo de nuestro sistema fiscal»- en tres años, durante los cuales las empresas podrán imputar su pago al de cargas sociales.

El bonaerense desayunó ayer durante más de dos horas y media con la cúpula de la central fabril que encabeza su exministro de la Producción José Ignacio de Mendiguren. A Duhalde lo acompañaron sus candidatos a diputado Martín Redrado (Capital) y Carlos Brown (provincia de Buenos Aires) y su postulante a gobernador bonaerense Eduardo Amadeo. Lo recibieron -además de De Mendiguren- los vicepresidentes Federico Nicholson (Ledesma), Luis Betnaza (Techint); el gráfico Juan Carlos Sacco; Cristiano Rattazzi (Fiat), y el laboralista Daniel Funes de Rioja. También compartieron el café y las medialunas Luis Ureta Sáenz Peña (PSA Peugeot-Citroën), el salteño José Urtubey, el autopartista José Luis Basso, el plástico Héctor Méndez y el director ejecutivo de la UIA Martín Etchegoyen, entre otros.

El expresidente prometió (después de todo, es un candidato en campaña) que apostará fuerte al ferrocarril de carga como medio de transporte.

En relación con la energía, Duhalde afirmó que intentará atraer a la inversión privada «genuina, con tarifas que sean pagables por la industria pero rentables para el proveedor». La eliminación del impuesto a los débitos y créditos bancarios (conocido como «impuesto al cheque») fue explicada por Redrado: el extitular del Banco Central dijo que el plan es derogarlo en un período de tres años (un tercio cada año), lapso durante el cual los empresarios podrán imputar el monto pagado por ese gravamen a lo que abonan por cargas sociales.

La explicación surgió de una pregunta hecha por Sacco sobre cómo iban a hacer para «blanquear» el altísimo porcentaje de personal que está en la informalidad. Redrado sostuvo que, con la posibilidad de usar el impuesto al cheque para cargas sociales, «a muchos empresarios les va a convenir tener a la gente en blanco».

Después, se pasó a hablar de política. Duhalde, como era de esperar, se mostró convencido de que en las internas abiertas del 14 de agosto saldrá segundo, detrás de Cristina de Kirchner. Después de que Duhalde y sus acompañantes se hubieran retirado, sesionó el Comité Ejecutivo de la UIA; allí De Mendiguren confirmó el adelanto de Ámbito Financiero sobre el canje de tierras propuesto por el Gobierno: las 13 hectáreas que les habían cedido en 2007 en Barracas por parte de los terrenos que ocupa Tecnópolis. Se le encargó al desarrollador Rodrigo Fernández Prieto que estudie la factibilidad del proyecto en la nueva ubicación.

Después se designó a Ureta Sáenz Peña como presidente de la próxima Conferencia Industrial que se hará entre el 3 y el 4 de octubre próximos. El temario aún no fue conformado, pero se espera cerrar con todos los candidatos a presidente que para entonces sigan en carrera: el cierre, cabe apuntarlo, será apenas tres semanas antes de las elecciones nacionales.

Dejá tu comentario