Sin Cristina, PJ reedita liga de gobernadores (sólo postal)

Edición Impresa

La ausencia de Cristina de Kirchner en los homenajes y recordatorios por los 200 años de la Batalla de Salta permitirá la efímera resucitación de la Liga de Gobernadores que, en épocas de Fernando de la Rúa, tuvo entre sus promotores a Néstor Kirchner.

La muerte de su suegra María Ostoic, razón por la que la Presidente se refugió en Santa Cruz el lunes, delegó en el vice Amado Boudou el protagonismo en la saga de actos que comenzaron anoche y tendrán este mediodía la ceremonia central con una ristra de gobernadores presentes.

En persona, Juan Manuel Urtubey invitó a todos los mandatarios, y conseguía anoche una presencia importante, no sólo por el número, más de trece, sino porque se comprometieron a concurrir algunos de los caciques del PJ enemistados con la Casa Rosada, como es el caso de José Manuel de la Sota.

Hace tiempo que el cordobés no participa de un acto oficial. Desde su regreso a la gobernación de Córdoba a mediados de 2011 la inquina con los K fue en ascenso, con acusaciones cruzadas, planteos judiciales y desplantes públicos.

Sin Cristina, y con la presencia de De la Sota -junto a Scioli, el otro castigado, aunque menos, por el Gobierno-, la postal de Salta mostrará a los jefes provinciales otra vez juntos, aunque difícilmente pase de eso: un desfile institucional, pero con mensaje en la previa electoral, y de cara a la discusión embrionaria sobre 2015.

Será, además, el reencuentro de Boudou con Scioli luego de las críticas que el vice lanzó contra el gobernador cuando éste planteó la necesidad de discutir la coparticipación federal y descongelar el Fondo del Conurbano, que el vice calificó de "cobardía política".

Urtubey, como anfitrión, cumplió el protocolo de la invitación y convenció a De la Sota. Anoche, la intriga se vinculaba a cómo reaccionarán los militantes kirchneristas que desde el lunes comenzaron a instalarse en Salta para el acto oficial.

¿Harán con el cordobés De la Sota lo que hicieron, por ejemplo, con Sergio Massa en dos ocasiones, cuando lo silbaron en el Museo del Bicentenario y durante un acto en Tigre, en ambos casos delante de Cristina?

Ese reproche público no lo tuvieron, siquiera, con Scioli, a pesar de las declaraciones duras de varios funcionarios, y de la propia Presidente, contra el bonaerense.

Al margen estará el grueso de los gobernadores K. Confirmaron, entre otros, Gildo Insfrán (Formosa), Eduardo Fellner (Jujuy), el riojano Luis Beder Herrera, el tucumano José Alperovich, el santiagueño Gerardo Zamora y Alberto Weretilneck, de Río Negro.

Varios de ellos integraron, en su momento, la Liga de Gobernadores que arrinconó a De la Rúa y que, desde el CFI, constituyó una especie de "foco" de poder paralelo a la Casa Rosada.

Los tiempos cambiaron, pero el protagonismo de los gobernadores podría adquirir volumen, si no en la previa de 2013, casi inevitablemente a partir de 2014 cuando se empiece a discutir la sucesión de Cristina de Kirchner.

Urtubey, el local, que aparece como un posible presidenciable, tuvo semanas atrás palabras de pacificación hacia la Casa Rosada con la que tuvo algunos chispazos. En su última aparición pidió postergar la discusión sobre la presidencial de 2015. Además, el gabinete nacional casi en pleno, una hilera de funcionarios, dirigentes y legisladores.

Los actos por los 200 años de la Batalla de Salta -la segunda victoria sobre los realistas, con el ejército al mando de Manuel Belgrano- incluirán un homenaje a Belgrano, ofrendas y desfiles y un tedeum celebrado por el arzobispo, monseñor Mario Antonio Cargnello, en la Catedral Basílica.

También un recuerdo a los caídos en el Monumento 20 de febrero, y luego el homenaje central, con Boudou y Urtubey como oradores, en el Campo Histórico de la Cruz, con bandas militares y la Orquesta Sinfónica Provincial.

Después arrancará una secuencia de espectáculos municipales que terminará a la medianoche con fuegos artificiales.

Dejá tu comentario