Sorpresa: Suiza libera franco y hace temblar los mercados

Edición Impresa

 Ginebra - El Banco Nacional Suizo (SNB) estremeció ayer a los mercados financieros al eliminar el control de cambio entre el franco y el euro que mantenía desde hace tres años, lo que llevó a la divisa helvética a escalar contra la moneda de la eurozona en medio de un desplome de las acciones. La imprevista medida generó, también, preocupaciones en torno de la economía suiza, muy dependiente de las exportaciones.

Las acciones suizas se hundieron más de un 10% (llegaron a derrumbarse más de 14%), en su mayor caída diaria en al menos 25 años y restando alrededor de 100.000 millones de francos suizos del principal índice del mercado bursátil.

Hace muy pocos días, funcionarios del SNB describieron la decisión de fijar un nivel mínimo para la tasa de cambio, de 1,20 franco por euro, establecido durante la crisis financiera del 2011 para impedir que un repunte del franco frenara la recuperación económica, como elemento clave de la política monetaria del banco. La inesperada decisión de ayer, que llevó al franco a trepar casi un 30% contra el euro en los primeros cinco minutos de transacciones, se conoció una semana antes de una reunión del Banco Central Europeo, donde se espera que la entidad anuncie un programa de compra de bonos que podría haber obligado al SNB a ventas masivas de francos por euros para defender sus límites cambiarios.

"La medida del SNB de hoy (por ayer) es un tsunami para la industria exportadora y para el turismo, y finalmente para toda la nación", dijo Nick Hayek, presidente ejecutivo de la firma suiza de relojes Swatch.

El presidente del SNB, Thomas Jordan, negó en una conferencia de prensa que la medida equivale a una "reacción de pánico", diciendo que el límite fue retirado debido a que era insostenible. "Si se decide abandonar esta política, se debe tomar a los mercados por sorpresa", dijo Jordan. Al eliminar el limite del tope cambiario de la moneda de 1,20 unidad por euro, el SNB buscó disuadir el ingreso de nuevos flujos hacia francos suizos al bajar una tasa de interés clave, que ya era negativa, en 0,5 punto porcentuales para llevarla al -0,75 por ciento. La medida sobre las tasas, según Jordan, ayudaría con el tiempo a aliviar la presión alcista sobre el franco.

Para sostener el tipo de cambio en 1,2 el SNB había comprado miles de millones de euros, como lo refleja su balance, que pasó de 94.000 millones de euros cuando se tomó la medida a 495.000 millones recientemente.


"Los valores que vemos actualmente (en los mercados cambiarios) apuntan a una enorme sobrevaluación del franco. Deberían retornar a niveles más sostenibles", según Jordan. "Los mercados tienden a sobrerreaccionar cuando se enfrentan a tal sorpresa". A principios de este mes, Jordan había descripto la barrera cambiaria como "absolutamente central". El vicepresidente del banco, Jean-Pierre Danthine, dijo apenas el lunes que el límite cambiario se mantendría como un hito de la política monetaria del banco.

"En mi opinión, esto daña la confianza en el Banco Nacional Suizo, que siempre ha estado diciendo que puede mantener la tasa mínima de cambio", dijo Alessandro Bee, un economista del banco suizo Sarasin. "Veo grandes riesgos en esto", aseveró. En lo que ahora se interpreta como una señal de que la decisión se estaba gestando, Ernst Baltensperger, un influyente académico y ex asesor del SNB cercano a Jordan, dijo el fin de semana pasado que el banco central debería alejarse del límite "temporal". El también influyente periódico Neue Zuercher Zeitung describió la decisión como "inevitable". Sin embargo, con más del 40% de las exportaciones suizas dirigidas a la zona euro, un franco más sólido es una pesadilla para los principales exportadores.

Agencia Reuters y EFE

Dejá tu comentario