Termina una era: Mujica deja el Senado y se jubila

Edición Impresa

Montevideo - El expresidente de Uruguay José Mujica (2010-2015) renunció ayer a su banca en el Senado para jubilarse, pero prometió continuar militando en política.

En una breve carta dirigida a su esposa, Lucía Topolanski, que preside el Congreso, Mujica, de 83 años, esgrimió "motivos personales y cansancio del largo viaje", en referencia a su extensa trayectoria en la política de su país como guerrilero primero y como político después.

"Mientras mi mente funcione, no puedo renunciar a la solidaridad y la lucha de ideas" escribió el dirigente político, que desde 2005 fue ministro de Ganadería, diputado, senador y presidente.

Antes, en la década de 1960, integró la dirección del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T) que libró una lucha armada contra los gobiernos de la época, hasta su derrota entre 1970-71, que abrió el camino a una dictadura cívico-militar, en 1973.

Mujica estuvo preso más de una vez, pero la última fue entre 1972 y 1985, trece años en los que fue considerado un rehén de la dictadura, junto a otros dirigentes del MLN-T como Raúl Sendic, Eleuterio Fernández Huidobro, Mauricio Rosencof, Adolfo Wasem, Julio Marenales, Henry Engler, Jorge Manera y Jorge Zabalza.

En su carta renuncia, Mujica pidió disculpas a sus colegas políticos. "Si alguna vez, al calor de los debates pude herir lo personal de algún colega, pido disculpas muy sentidas", escribió.

Mujica viajará ahora a España, donde recibirá un premio internacional, y a fin de mes estará en Venecia para asistir al Festival Internacional de Cine, que estrenará dos películas que lo tienen como protagonista.

El lugar de Mujica en el Senado será ocupado por Andrés Berterreche, un dirigente de 56 años, del mismo sector que Mujica, y que también fue ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, entre 2009 y 2010.

Hijo de vascos y con sangre italiana por parte de abuelos, Mujica se crió en un ambiente rural y fue delineando su perfil ideológico en contacto con los trabajadores del campo y con los estudiantes de la ciudad, aún sin haber terminado sus estudios preuniversitarios.

Fue ciclista y en su juventud primero se acercó al conservador Partido Nacional (PN), y luego al Partido Socialista (PSU), de base marxista, desde donde surgieron los principales dirigentes que en la década de 1960 fundaron Tupamaros.

Estuvo varias veces preso y durante la última dictadura (1973-1985) fue salvajemente torturado.

Mujica "fue coherente y contradictorio, idealista y realista, pero un ser humano excepcional que hace medio siglo empuñó armas, llevado por esa lucha por la solidaridad y las ideas con la que hoy sigue justificando sus acciones, pero que medio siglo después llevaba en su (motocicleta) Vespa a la Cámara de Diputados, acompañado de su compañera de la vida", dijo ayer la senadora socialista Mónica Xavier.

A la motocicleta se sumó el viejo "escarabajo" celeste, que llegó a usar para sus desplazamientos por Montevideo aún siendo presidente. Y la tríada de elementos de identidad se completaba con la perra "Manuela", de tres patas debido a un accidente doméstico.

Mujica siempre se vistió de manera informal, a veces hasta desaliñado, y unido a su vocabulario sin rodeos se ganó calificativos como "cantinflesco", "demagogo" y "mugriento" por adversarios políticos de su país.

Cuando fuera de fronteras de Uruguay empezaron a llamarlo "el presidente más pobre del mundo" respondió más de una vez: "Pobres no son los que tienen poco. Pobres son los que quieren más y más, infinitamente más y nunca les alcanza".

Agencias DPA y ANSA

Dejá tu comentario