Tigre dio el golpe en Bogotá

Edición Impresa

Tigre logró la hazaña e hizo historia. Con un planteo muy inteligente, el conjunto de Victoria igualó 1-1 con Millonarios en Bogotá y, tras empatar 0-0 en la ida, se clasificó por primera vez a la final de la Copa Sudamericana, instancia en la que se medirá con San Pablo.

La inteligencia del Matador pasó por el planteo táctico robusto: solidez defensiva en Echeverría y Donatti, quienes fueron impasables por arriba, y mucho entusiasmo en Gastón Díaz y en Ferreira para cortar el poco juego que elaboraron los colombianos.

En el primer tiempo, fue Tigre el que contó con los mejores situaciones. Un disparo de Botta de media distancia que casi se le cuela a Delgado y se marchó apenas desviado. Poco antes, Maggiolo dilapidó una clara ocasión, al dudar en la definición porque creyó que estaba en posición adelantada. Por el lado de Millonarios, sólo Rentería generó algo, pero chocaba con la defensa o con el bueno de Albil.

Fue en el complemento cuando aparecieron las emociones. A los 20, Díaz envió un centro con comba al área, Maggiolo lo direccionó al corazón para que Echeverría conectara al gol. El tanto de Perlaza sirvió apenas para la estadística. Fue puro festejo de Tigre en Bogotá. Jugará ante San Pablo la próxima semana por más historia.

Dejá tu comentario