17 de enero 2011 - 00:00

Un Gobierno de unidad no frena el caos en Túnez

La presencia militar es visible en las calles de Túnez, donde acaba de caer la dictadura de Ben Ali, pero las autoridades interinas no logran todavía frenar las protestas sociales.
La presencia militar es visible en las calles de Túnez, donde acaba de caer la dictadura de Ben Ali, pero las autoridades interinas no logran todavía frenar las protestas sociales.
Túnez - El primer ministro interino de Túnez, Mohamed Ghannouchi, dijo anoche haber acordado con la oposición un Gobierno de unidad nacional que será anunciado formalmente hoy, en el cierre de una jornada caótica en la que abundaron choques armados entre Ejército y Policía con seguidores del ex presidente Zine el Abidine Ben Ali atrincherados en el palacio presidencial.

«Mañana anunciaremos el nuevo Gobierno, que abrirá una nueva página en la historia de Túnez», declaró Ghannouchi, que prometió elecciones presidenciales y legislativas en seis meses. En cualquier caso, el acuerdo podría estar lejos de marcar el final de una crisis que es seguida con tensión por otros países de la región, en virtud del rebote que puede tener una revuelta callejera que derrocó a un Gobierno dictatorial que estuvo en el poder durante 23 años.

En el marco del toque de queda, los enfrentamientos dominaron la escena vecina al palacio presidencial de Cartago, en las inmediaciones de la capital, así como al barrio de Gammart, donde se encuentra la mayoría de las embajadas. La guardia presidencial pudo ofrecer resistencia, ya que contaba con 7.000 efectivos y no dependía del Ministerio del Interior sino directamente de Ben Ali.

Pese al caos, el entorno del ex dictador fugado el viernes a Arabia Saudita, tras semanas de protestas callejeras en reclamo por la falta de empleo, ajustes económicos y corrupción desenfrenada, comenzó a sentir el rigor de haber perdido el poder. Allí se enmarcan los arrestos del ex jefe de seguridad de Ben Ali, Alí Seriate

-cuando se aprestaba a fugarse a Libia. Se lo acusa de desatar la represión previa a la caída del presidente, que causó decenas de muertes-, y del ex ministro del Interior Rafik Hadi Kacem -depuesto por Ben Ali antes de su huida-.

Además, dos francotiradores murieron ayer en un enfrentamiento con el Ejército, mientras que anoche la televisión pública dijo que cuatro personas fueron asesinadas por policías rebeldes cuando fue detenido el hermano del ex presidente, Kaies Ben Ali.

Seguridad

«Hemos arrestado a un gran número de bandas criminales que tratan de sembrar el caos. Las fuerzas del orden, el Ejército, la Policía y la Guardia Nacional están haciendo un trabajo enorme para garantizar la seguridad de la nación y los ciudadanos», dijo Gannouchi.

Según trascendió, el Gobierno de unidad nacional estará integrado por al menos tres dirigentes de peso de la oposición.

Nejib Chebbi, fundador del Partido Demócrata Progresista, que en 2009 trató en vano de postularse a elecciones, será ministro de Desarrollo Regional. También integrarán el gabinete Ahmed Ibrahimi, jefe del partido Ettajdid, y Mustafa Ben Jafaar, de la Unión por la Liy el Trabajo. Al parecer, Ahmed Friaa, al frente de la cardel Interior, y Kamel Morjane, de Relaciones Exteriores, continuarán en sus cargos. El acuerdo incluiría una amnistía para los presos políticos.

Agencias AFP, DPA, ANSA y EFE

Dejá tu comentario