Un golpe de realidad: Rohaní ratificó el plan nuclear de Irán

Edición Impresa

Teherán - Irán está dispuesto a entablar "negociaciones serias" para calmar de inmediato las inquietudes de las grandes potencias, pero no renunciará a su "derecho inalienable" a desarrollar su programa nuclear, afirmó ayer en su primera conferencia de prensa el nuevo presidente de la República Islámica, Hasán Rohaní.

"Estamos dispuestos a negociaciones serias sin pérdida de tiempo" con las potencias del grupo "5+1" (los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, es decir, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, China, más Alemania), declaró Rohaní, quien agregó que está "seguro de que si la otra parte está dispuesta, las preocupaciones (de Occidente) serán resueltas rápidamente".

El Departamento de Estado se limitó a comentar a través de un vocero que ahora "la pelota está en el campo de Irán", después de haber saludado la elección de Rohaní y de haberse declarado dispuesto a convertirse en un "socio de buena voluntad" si Teherán abandona sus posturas extremas.

Israel y las grandes potencias acusan a Irán de querer fabricar una bomba atómica desarrollando un programa nuclear militar encubierto detrás de un programa civil. Irán siempre desmintió esa sospecha.

A pesar de varias rondas de negociaciones, Irán y el grupo "5+1" no lograron hallar una salida a la crisis. Pero la elección de Rohaní, que sucedió a Mahmud Ahmadineyad -cuyos años en la presidencia estuvieron marcados por múltiples tensiones con las potencias occidentales-, creó cierta esperanza de reanudar las negociaciones.

Rohaní insistió en la voluntad de Irán de reanudar las negociaciones pero dejó claro que el país no renunciará a su actividad nuclear: "Nadie ha dicho en Irán que abandonaremos el enriquecimiento de uranio. Nadie y en ningún momento. Está claro que es un derecho inalienable de Irán".

"El programa nuclear es una cuestión nacional. El Gobierno insiste en los derechos nucleares en conformidad con las reglas internacionales. Nosotros no cederemos en lo que respecta a los derechos de nuestra nación, pero somos partidarios del diálogo y del entendimiento", añadió el mandatario, que necesita que Occidente relaje las sanciones económicas para poder reflotar la golpeada economía de su país.

Rohaní subrayó su "voluntad política seria para resolver la cuestión (nuclear) preservando los derechos de Irán y al mismo tiempo de responder a las inquietudes de la otra parte".

El nuevo presidente, que fue jefe de negociadores sobre el tema nuclear a principios de los años 2000 y había aceptado en aquel entonces una suspensión del enriquecimiento de uranio, se pronunció nuevamente a favor de negociaciones provechosas para todas las partes y precisó que nombraría un nuevo "equipo de negociadores".

El flamante mandatario criticó a los dirigentes estadounidenses que, según él, no comprenden a Irán, así como las nuevas sanciones contra la industria petrolera.

"Desgraciadamente en Estados Unidos hay grupos de presión, hostiles al diálogo constructivo, que buscan resguardar los intereses de un país extranjero del que reciben órdenes", indicó en referencia a Israel (ver nota en pág. 17).

Rohaní hacía referencia al reciente voto por parte de la Cámara de Representantes norteamericana de un proyecto de ley que apunta a bloquear totalmente las exportaciones petroleras de Irán. Las nuevas sanciones occidentales impuestas desde principios de 2012 redujeron a la mitad las exportaciones de crudo persa, por lo que los ingresos de este país por la venta de esta materia prima cayeron de 100.000 millones de dólares a menos de 50.000 millones.

Además, una mayoría de los senadores estadounidenses instó en una carta al presidente Barack Obama a elevar la presión sobre Irán mediante el endurecimiento de las sanciones y la renovación de la opción militar, además de explorar soluciones diplomáticas.

La misiva, firmada por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara alta, Robert Menéndez, y senadores de ambos partidos, exhorta a la Casa Blanca a exigirle a Irán que tome medidas de inmediato, incluyendo avanzar al cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que indican que Irán debe detener el enriquecimiento de uranio. "Irán debe entender que el tiempo de la diplomacia se está acabando", dice la misiva.

De acuerdo con Rohaní, "si la otra parte está lista, las preocupaciones mutuas pueden desaparecer rápidamente, pero si creemos que se puede imponer su voluntad a Irán por la fuerza y las sanciones, se está equivocado".

El mandatario, un clérigo centrista del que se esperan gestos de apertura en materia de derechos civiles pero que es leal al guía supremo y verdadero hombre fuerte del país, Alí Jamenei, agregó que "el objetivo de las sanciones era presionar a la población y la vida diaria de la gente", pero los iraníes mostraron "que resisten frente a estas sanciones".

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, también denunció ayer que las sanciones unilaterales de Estados Unidos van contra "el objetivo de garantizar el régimen de no proliferación de armas nucleares".

En ese sentido, Rusia dijo que no debe demorarse más una nueva ronda de conversaciones entre Irán y las potencias sobre el conflicto nuclear, y que debería realizarse un encuentro a mediados de septiembre.

También Brasil se enroló en la línea de los países dispuestos a tenderle la mano a Irán. Según su canciller, Antonio Patriota, las sanciones norteamericanas limitan el comercio entre Brasilia y Teherán.

Agencias AFP, EFE, DPA, ANSA y Reuters, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario