Una de cal y una de arena

Edición Impresa

Más allá de que las noticias que atañen a Juan Martín del Potro y a David Nalbandian siempre generarán revuelo mediático, esta ocasión es la excepción. Ninguna causó sorpresa absoluta. El ascenso del tandilense en el ranking se conoció la semana pasada, cuando Andy Murray perdió en segunda ronda en el Masters 1000 de Montecarlo, donde defendía las semifinales que alcanzó la temporada anterior. En el caso del cordobés, si bien su desgarro en el isquiotibial izquierdo se confirmó ayer tras la ecografía que se le practicó en Barcelona, esa lesión la arrastraba del certamen monegasco, donde cayó en cuartos de final ante Novak Djokovic.

Ausente en el circuito desde enero, cuando perdió con Marin Cilic en la cuarta ronda del Abierto de Australia, Del Potro disfruta gracias a flaquezas ajenas.

Es que Murray está atravesando su peor momento tenístico desde que fue número dos del mundo en agosto de 2009. Exceptuando la final que perdió este año en el primer Grand Slam de la temporada ante Roger Federer y los cuartos de final en Indian Wells, el escocés quedó eliminado en segunda ronda en Dubai, Miami y Montecarlo. Y fue esta seguidilla de traspiés lo que terminó favoreciendo a «Delpo», que, mientras continúa recuperándose de una tendinitis en la muñeca derecha, escala en el ranking sin transpirar.

Con respecto a Nalbandian, que recibió un wild card para participar en el Conde de Godó, el estudio que se realizó ayer en una clínica de Barcelona diagnosticó un desgarro de cuatro centímetros en el isquiotibial izquierdo. Con la recomendación de su médico personal, el español Ángel Ruiz Cotorro, quien lo operó de la cadera en mayo del año pasado, el cordobés decidió bajarse de este torneo e incluso del Masters 1000 de Roma, que se disputará la próxima semana, para intentar recuperarse para Madrid, que comenzará el 9 de mayo.

Dejá tu comentario