Una ceremonia austera para inaugurar un pontificado que promete fuertes cambios

Edición Impresa

Ciudad del Vaticano Todo estaba ya listo anoche en el Vaticano para la misa solemne de inicio de Pontificado que oficiará el papa Francisco, en la que recibirá el palio (estola) y el anillo del Pescador que simbolizan su poder, en presencia de personalidades de todo el mundo.

La mayoría de los mandatarios de América Latina que habían anunciado su asistencia ya se encontraban en Roma.

La presidente argentina,Cristina Kirchner, fue ayer la primera jefa de Estado en encontrarse con su compatriota Francisco, el primer pontífice latinoamericano, en una recepción "privada" que duró entre 15 y 20 minutos (ver aparte).

Asimismo, estarán presentes los presidentesDilma RousseffBrasil;Sebastian Piñerade Chile;Rafael Correade Ecuador;Enrique Peña Nietode México;Porfirio Lobode Honduras yRicardo Martinellide Panamá.

La delegación más numerosa será la argentina, compuesta por 19 personas, seguida por la italiana con 16 y encabezada por el presidenteGiorgio Napolitano.

Asistirán también los vicepresidentes de Uruguay, Danilo Astori; de Estados Unidos,Joseph Biden; y de Cuba,Miguel Mario Díaz.

Desde Europa llegarán asimismo numerosos mandatarios. Por ejemplo, de España estarán presentes los príncipes FelipeyLetiziay el presidente del Gobierno,Mariano Rajoy; el primer ministro de Francia,Jean Marc Ayrault.

Por último, se espera también la llegada de la argentinaMáxima Zorreguieta, la futura reina de Holanda, junto a su maridoGuillermo; y el príncipe AlbertoMónaco, entre otras personalidades.

También asistirán numerosos representantes de las comunidades judías y musulmanas, y participarán unos 1900 seminaristas y sacerdotes católicos.

El portavoz vaticano, el jesuitaFederico Lombardi, explicó que 132 delegaciones internacionales participarán en la ceremonia.

El rito que se seguirá en la inauguración del Pontífice, que eligió como lema "Miserando atque eligendo" ("Lo miró con misericordia y lo eligió), comenzará con un rezo ante la tumba de San Pedro, en la cripta de la basílica vaticana, en la que Francisco estará acompañado de los patriarcas y arzobispos mayores de las iglesias católicas de rito oriental.

Después, en procesión subirá a la basílica y saldrá a la plaza de San Pedro, donde le será colocado el palio y se le entregará el anillo del Pescador, tras lo cual comenzará la misa.

Antes del comienzo de la ceremonia, a las 08.45 hora local (4.45 de la Argentina),Francisco recorrerá en el papamóvil o en un jeep la plaza de San Pedro y calles anexas, en las que se espera una multitud cercana al millón de personas.

Según se precisó, se tratará -por decisión del Papa argentino- de una ceremonia caracterizada por la "simplicidad", tal el estilo que pretende dar a su pontificado.

El nombre exacto de la celebración de mañana es "Inicio del ministerio petrino del vicario de Roma"y no se trata de una celebración de "entronización" porque el Papa "no es ningún rey", aclaró el vocero en la conferencia de prensa.

A las 09.15 hora local (5.15 de nuestro país) ingresará en la basílica para colocarse los paramentos litúrgicos en la sacristía de la capilla donde se encuentra la escultura La Piedad, de Miguel Ángel.

A las 09.30 hora local (5.30 de la Argentina), en medio de una basílica totalmente vacía, el jesuita, de 76 años bajará a la tumba de Pedro junto con los patriarcas de las iglesias orientales.í permanecerá unos minutos rezando, tras lo cual subirá a la basílica para unirse en procesión al resto de concelebrantes y religiosos con quienes se dirigirá hasta el sagrario de la plaza de San Pedro, donde se celebrará la misa solemne.

La entrada en la plaza la hará mientras suene el Laudes Regiae, a cargo del coro de la Capilla Sixtina y del Instituto de Música Sacra.

El palio se lo colocará el cardenal protodiácono, Jean-Louis Tauran, el mismo que anunció al mundo que la Iglesia tenía nuevo papa el pasado día 13, y el anillo del Pescador se lo entregará el decano del colegio cardenalicio, Angelo Sodano.

El palio es una antigua insignia episcopal y simboliza al Salvador que, encontrando al hombre como la oveja descarriada, lo carga a sus espaldas. Es una estola que mide 2,6 metros de largo, está tejida con lanas de ovejas y corderos y sobre ella han sido colocadas cinco cruces rojas.

El anillo, que fue hecho de plata dorada, lleva grabado a Pedro con las llaves y sujetando las redes para pescar. Francisco llevará el anillo hasta su muerte o renuncia, cuando el camarlengo se lo retire y lo machaque o anule para que nadie pueda usarlo y, a la vez, para simbolizar el final del papado.

Después, seis cardenales, en nombre de los 207 que conforman el Colegio Cardenalicio, le mostrarán obediencia.

El Evangelio será leído en griego y la comunión será dada por 500 sacerdotes.

Al final de la misa, Francisco saludará en el interior de la basílica de San Pedro a los representantes de las delegaciones asistentes.

Agencias EFE, Télam, ANSA, DPA y


AFP; y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario