Urribarri, con gestos para el agro

Edición Impresa

Entre Ríos - El gobernador justicialista Sergio Urribarri dio ayer el puntapié inicial a las sesiones ordinarias en la Legislatura con un balance de gestión y con anuncios que incluyeron un gesto de nuevo acercamiento con los ruralistas y un freno a las pretensiones salariales de los gremios.
La Asamblea Legislativa se constituyó así por primera vez un 15 de febrero, ya que rigen ahora las nuevas disposiciones de la flamante Constitución provincial, reformada el año pasado.
En su discurso -pronunciado pasadas las 10 en el Teatro 3 de Febrero, en Paraná-, el mandatario remarcó que su gestión estuvo signada por una serie de obstáculos, como la intensa sequía, el conflicto con el agro y la crisis financiera mundial.
«Fue el peor año en mucho tiempo; el mundo tal como lo conocemos está tambaleando», enfatizó, aunque se encargó de aclarar que «aún así hemos tenido una provincia en constante crecimiento». «Lo que debemos hacer es ser positivos y ver el vaso medio lleno», dijo.
En ese marco, advirtió sin embargo que «los trabajadores y funcionarios del Estado deben asumir que durante un tiempo, hasta que se normalice la situación económica, deberán trabajar por salarios similares a los actuales».
En cambio, adelantó -para los oídos de los combativos ruralistas locales, azotados por la sequía- que en los próximos días lanzará «un acuerdo que le va a dar financiamiento para capital de trabajo, vía Banco Nación, a más de 6.000 productores agropecuarios asociados en cooperativas, que atendimos tres veces en una semana».
En paralelo, destacó que «se achicó la deuda pública en 300 millones de pesos», y que la provincia creció en 2008 pese «a la sequía que da espanto, al conflicto con el campo que nos paralizó seis meses y a la recesión mundial».
Además remarcó que pudo desplegar subas salariales para los trabajadores públicos «muy por encima de la inflación», gracias a -dijo- «la buena administración del gobierno entrerriano».
Urribarri también tuvo elogios para la Casa Rosada. «Nuestro Gobierno de dignidad nacional en estos últimos cinco años y medio, basado en un modelo de acumulación con una matriz bien diversificada, produjo como consecuencia inmediata el aumento de la producción agropecuaria, el aumento de las exportaciones, el aumento del consumo popular, la generación de más de 3 millones de puestos de trabajo y la dignificación de nuestros salarios», dijo.

Dejá tu comentario