11 de octubre 2012 - 00:00

Versiones llegaron a Tokio (las desmintieron)

Adrián Cosentino
Adrián Cosentino
Tokio (enviado especial) - La onda expansiva de cuanto sucedía en los mercados argentinos se sintió también en el marco de la cumbre anual del FMI y el Banco Mundial. Funcionarios argentinos explicaron, en línea con el comunicado que en paralelo emitía el BCRA, que el pago de la deuda nacional no está alcanzado por las limitaciones a las compras de divisas independientemente del carácter interno o externo de esas emisiones. Los temores se focalizaban en los Boden y en el Bonar, emitidos bajo jurisdicción local. Los funcionarios fueron más allá y aclararon que en realidad el «el BCRA gira las divisas al Fondo de Desendeudamiento Argentino, de donde se pagan después a los tenedores de bonos». Por ello, sostienen, es que la mecánica es radicalmente distinta de las que afectan a empresas y provincias.

Desde Buenos Aires llegaban también comentarios en sintonía que hacían referencia a lo sucedido con el reciente pago final del Boden 2012 efectuado en la primera semana de agosto. En esa oportunidad, también circularon versiones de una pesificación de esas tenencias para los ahorristas locales, algo que sólo se disipó con la acreditación en las cuentas respectivas de las divisas norteamericanas. La historia vuelve a repetirse de la mano de lo acontecido con Chaco hace siete días. La cuestión, más allá de las desmentidas oficiales, echará dudas adicionales sobre la acreditación de dólares en el pago del Cupón del PBI en pesos el próximo 15 de diciembre, pero que se abona en la moneda norteamericana para los inversores que tienen esos papeles acreditados en cuentas en el exterior. Son cerca de u$s 600 millones los que estarían en danza bajo este esquema.

Lo concreto es que existe una cláusula en la emisión de esos papeles que incluye esa posibilidad de acreditación de divisas en el exterior, la que debe cumplirse para no sumar un incumplimiento adicional. Antes, en 10 días vence el servicio de intereses del Bonar X, cuyo monto a pagar es de cerca de u$s 200 millones. No habrá cambios al respecto, en función de lo dicho por funcionarios que participan de esta cumbre anual del FMI y el Banco Mundial.

Sólo por lo sucedido con la emisión de Chaco, el seguro contra un default de la Argentina pasó de 985 puntos a casi 1.050 puntos, sumado a los efectos que dejaron las declaraciones del vicegobernador Mariotto.

A decir verdad, también fue una jornada negra en los mercados emergentes afectados por la falta de definición del rescate a España y el reciente informe del FMI en esta ciudad que pintó un panorama sombrío para la economía mundial en 2013 junto con la amenaza de que los bancos europeos deberían vender activos por 4,5 billones de dólares si no se avanza en la resolución definitiva de la crisis de la deuda de la eurozona. Por ello, la caída de más de 120 puntos completó el panorama negativo para todo lo que sea mercados emergentes.

Hoy van a surgir más novedades en esta ciudad sobre la visión oficial de los mercados ante la participación de Adrián Cosentino, secretario de Finanzas, y Miguel Pesce, vicepresidente del BCRA, en diferentes encuentros que incluyen contactos con banqueros y seminarios de deuda organizados por ONG.

Dejá tu comentario