Wimbledon elevó beneficio 64,4% en relación con la temporada 2020

Edición Impresa

El All England Lawn Tennis and Croquet Club, organizador del Grand Slam sobre césped más popular del mundo, presentó el balance de 2021 con unos ingresos totales de 290 millones de libras (345,3 millones de euros), a pesar de que las rondas previas se disputaron con 50% de aforo.

Wimbledon logra recuperarse después de la pandemia. El All England Lawn Tennis & Croquet Club Limited (Aeltc), club que opera el Grand Slam, cerró 2021 con un beneficio neto de 33,3 millones de libras (39,7 millones de euros), lo que supone un incremento del 64,4% respecto al 2020.

En el primer año impactado por la pandemia, en el que el Grand Slam británico no se celebró, la entidad logró obtener un beneficio de 20,2 millones de libras (24,1 millones de euros) gracias al cobro del seguro derivado de su cancelación.

Ya en 2021, el certamen de tenis sobre césped tuvo que disputarse con algunas restricciones por la Covid. Las medidas impuestas por el Gobierno obligaron a reducir el aforo al 50% en las primeras rondas, pero en las fases finales se recuperó la capacidad máxima, por lo que los ingresos de taquilla no quedaron tan mermados.

El informe detalla que se ingresó 290 millones de libras (345,3 millones de euros) en entradas, patrocinios, derechos audiovisuales, merchandising y restauración. Estos ingresos se multiplicaron respecto a los de 2020, año en que el club recaudó 4,9 millones de libras (5,8 millones de euros) por su actividad ajena al Grand Slam.

Cobro de póliza

El informe de las cuentas publicado por Aeltc matiza que el club británico de tenis cobró la póliza de seguros, en la cual incluyó una cláusula de posible cancelación del evento deportivo, por 174 millones de libras (207,1 millones de euros) en 2020, lo que le permitió esquivar las pérdidas.

Además, parte del seguro se arrastró a 2021, de modo que la entidad recibió 6,6 millones de libras (7,8 millones de euros) extras pese a que la cita pudo celebrarse con relativa normalidad.

Por otro lado, tras volver a recibir a los tenistas más importantes del ranquing ATP, el costo de Wimbledon ascendió hasta los 117,4 millones de libras (139,8 millones de euros). Los gastos de personal se elevaron hasta 24,3 millones de libras (28,9 millones de euros) por el pago de nóminas a 402 empleados, una cifra ligeramente superior a 2020 pese a que entonces contaba con 29 empleados más.

El club mejoró su rentabilidad en 2021 respecto a antes de la pandemia pese a facturar ligeramente menos. En concreto, la entidad cerró la pasada temporada un 1,8% por debajo del volumen de negocio que registró en 2019, año en que ganó 23,6 millones de libras (39,6 millones de euros). Es decir, en 2021 ganó un 41% más que antes de la crisis sanitaria.

Dejá tu comentario